Unos 300 soldados turcos realizan una incursión en el norte de Irak

Los militares se retiran antes de 24 horas.- La operación coincide con la visita de la secretaria de Estado de EE UU a Kirkuk y Bagdad

Unos 300 soldados turcos de infantería han realizado hoy una incursión de menos de 24 horas en el norte de Irak, en territorio del Kurdistán iraquí, según han confirmado responsables iraquíes y turcos. Se trata de una más de las incursiones que el ejército turco ha realizado más allá de su frontera en su lucha contra los guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), aunque esta vez sólo se han registrado pequeños enfrentamientos con los milicianos en los que no se ha informado de bajas.

Según un alto mando militar turco, los soldados turcos iniciaron la incursión después de avistar a milicianos del PKK cerca de la frontera. No se ha informado de heridos por parte de ninguno de los dos bandos. "Dos grupos del PKK han sido avistados al otro lado de la frontera y se decidió que estaban planeando ataques, por lo que un batallón de soldados intervino", ha dicho el responsable militar turco. Según fuentes iraquíes, no se han registrado enfrentamientos y los soldados turcos ha entrado en una zona despoblada.

La acción no ha sentado demasiado bien al gobierno estadounidense, precisamente un día en que la secretaria de Estado de EE UU estaba de visita en la zona. "Sabemos que cualquier acción unilateral para desestabilizar la situación daña los intereses de Irak y los de Turquía al mismo tiempo, pero también entendemos la legítima preocupación de Turquía respecto a las actividades terroristas del PKK contra ellos", ha dicho el ministro de Exteriores de Irak, Hoshian Zebari, en una conferencia de prensa conjunta con la jefa de la diplomacia estadounidense.

Turquía defiende su derecho a defenderse de los ataques de los guerrilleros del PKK, que atacan sus posiciones y se refugian en la región montañosa del norte de Irak. EE UU pide calma a Turquía para que no contribuya a incendiar la única región iraquí que ha permanecido relativamente tranquila desde la invasión estadounidense en 2003. "Nuestro ejército hace lo que es necesario y seguirá haciéndolo", ha justificado el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. Los soldados se han retirado a sus posiciones mediada la tarde, culminando una operación de menos de 24 horas.

Rice ha dicho que comprende la preocupación turca por el PKK, aunque espera que no contribuya a una escalada de violencia en la zona que pueda ayudar a la desestabilización de Irak. "EE UU, Irak y Turquía comparten un interés común en detener las actividades del PKK, que amenaza la estabilidad del norte de Irak. Nadie debería hacer nada que amenace con desestabilizar el norte", ha dicho Rice, que hoy ha visitado de nuevo Irak por sorpresa, comenzando su visita por el Kurdistán.

Hace apenas dos días, el Ejército turco lanzó una masiva campaña de castigo aéreo sobre posiciones de los rebeldes kurdos del PKK, al norte de Irak. En la ofensiva participaron 50 aviones de combate que causaron la muerte de al menos siete personas, dos civiles y cinco guerrilleros del PKK, según un comunicado de este partido citado por la agencia Firat.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Visita de Condoleezza Rice

Esta incursión de las tropas turcas coincide con la visita sorpresa de la secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, a la ciudad de Kirkuk, en el norte de Irak. Fuentes oficiales iraquíes han confirmado que Rice ha volado directamente desde París, donde ayer participó en la conferencia de donantes para la Autoridad Nacional Palestina (ANP). La secretaria de Estado norteamericana se ha desplazado primero a Kirkuk para luego viajar a Bagdad, donde mantendrá distintos encuentros con líderes locales.

A su llegada a Kirkuk, a 250 kilómetros al norte de Bagdad, Rice se ha reunido con militares y políticos locales con la idea de rebajar la tensión entre las diferentes comunidades de la ciudad. Su llegada a Irak se ha producido un día después de que el Parlamento del Kurdistán iraquí pospusiese seis meses la celebración de un referéndum en Kirkuk sobre el futuro de la ciudad. Según el artículo 140 de la Constitución iraquí, Kirkuk debía realizar una consulta popular a sus habitantes antes de fin de año sobre si desean integrarse dentro de la región autónoma del Kurdistán. Y, mientras la ciudad es reclamada por los kurdos, la secretaria estadounidense ha pedido a los líderes árabes y kurdos que alcancen un acuerdo que contribuya a mejorar la convivencia entre las diferentes comunidades.

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice (a la derecha), junto al embajador norteamericano en Irak, Ryan Crocker, y representantes kurdos, suníes y turcos en la reunión de Kirkuk.
La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice (a la derecha), junto al embajador norteamericano en Irak, Ryan Crocker, y representantes kurdos, suníes y turcos en la reunión de Kirkuk.AFP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS