Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido cede el control de Basora

El Ejército británico se replegó hace tres meses a una base en las afueras de la ciudad.- Las tropas iraquíes serán las responsables de la seguridad

El Ejército británico ha hecho oficial este domingo la entrega del control de la ciudad de Basora a las autoridades iraquíes, abandonando así la última posición controlada en el sur del país, según ha informado el mando militar de Reino Unido en Irak.

En la ceremonia han participado el consejero de Seguridad Nacional iraquí, Muwafaq Rubei, y otros altos cargos del Ejército y la Policía iraquí, además de los mandos británicos. En su intervención, Rubei, en representación del Ejecutivo que encabeza el primer ministro, Nuri al Maliki, ha descrito la transferencia de poderes como "un gran evento en el camino de la reconciliación nacional". Según palabras de Rubei, el acontecimiento es "como un incentivo para conseguir la reconciliación nacional. El año que viene será testigo de un gran salto en la reconstrucción de esta provincia por sus hijos y sus gentes".

El proceso de transferencia de poder comenzó hace tres meses, cuando el Ejército británico abandonó sus posiciones en la misma ciudad, así como en la base aérea anexa. A partir de ahora, las tropas iraquíes serán responsables de controlar a los insurgentes en la zona. Desde ahora hasta que abandonen el país, las fuerzas británicas sólo intervendrán en combate siempre y cuando sean atacados o reciban una petición de ayuda por parte del mando iraquí.

Así, se espera que dentro de tres meses el número de efectivos británicos en el país resulte sustancialmente reducido a poco más de la mitad de los 4.500 soldados presentes ahora en Irak, de los que se espera queden 2.500 para primavera.

Basora es la novena de las 18 provincias iraquíes que han quedado bajo el mando de las autoridades de Bagdad, y la cuarta en ser devuelta por los británicos tras Muthana, Hayaf y Dhi Qar. Con Basora, las autoridades iraquíes controlan ahora la mitad de las provincias del país.

Las tropas británicas tomaron Basora en 2003 tras una escalada de ataques y la llegada de hasta 46.000 soldados. Desde entonces, la tensión entre soldados británicos e iraquíes ha sido creciente, hasta el punto de que los residentes de Basora esperaban ávidamente la retirada británica. En una reciente encuesta publicada por la BBC, más de un 85% de la población de la ciudad consideraba que la presencia de los soldados de Reino Unido había tenido un efecto negativo en la provincia, y dos tercios estimaban que la situación de seguridad en la zona podría mejorar después de que el Ejército iraquí recuperara el mando de la localidad.