Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados tres hombres en Alemania por colaborar con Al Qaeda

Los tres procesados, procedentes de Oriente Próximo, han sido condenados por pertenecer a un grupo terrorista

Tres hombres procedentes de Oriente Próximo fueron condenados hoy por ayudar a Al Qaeda en Alemania y sentenciados a penas que van de 3 a 7 años de prisión.

El tribunal estatal de Duesseldorf condenó a Ibrahim Mohamed Jalil, de 32 años, y a Yasir Abu Shaweesh, de 34, por ser miembros de una organización terrorista y varios delitos de fraude. Por su parte, Ismail Abu Shaweesh, de 30 años, fue condenado por apoyar a una organización terrorista y fraude.

Los tres fueron acusados de apoyar a la organización terrorista de Usama bin Laden en Alemania y de recaudar dinero para ella. Jalil, que vivió en la ciudad de Mainz, se entrenó en un campo de Al Qaeda en Afganistán y se enfrentó a las fuerzas estadounidenses en ese país entre octubre de 2001 y julio de 2002, según la sentenca.

Además, formaba parte de la estructura de mando de Al Qaeda y tenía contacto con sus principales dirigentes, incluido Bin Laden, según la acusación. Los responsables de Al Qaeda le dieron instrucciones de que abandonara su intención de convertirse en un terrorista suicida, según los fiscales, y le enviaron de vuelta a Alemania para apoyar a la organización desde allí.

Según el acta de acusación, Jalil reclutó a los dos hermanos Shaweesh para que ayudaran a Al Qaeda, y Yasir Abu Shaweesh aceptó llevar a cabo un atentado suicida, aparentemente en Irak.

Los tres también han sido condenados por fraude por lo que los fiscales dijeron que era un plan para recaudar dinero para Al Qaeda. Así, se adquirieron seguros de vida para Yasir Abu Shaweesh, con su hermano como beneficiario, con la intención de tapar el atentado suicida simulando su muerte en un accidente de tráfico en Egipto. El plan fue evitado cuando Jalil y Yasser Abu Shaweesh fueron detenidos el 23 de enero de 2005. Ismail Abu Shaweesh fue detenido en mayo de 2005.

Jalil fue condenado a siete años de cárcel, mientras que Yasser Abu Shaweesh recibió una pena de seis y su hermano, Ismail Abu Shaweesh, de tres. La acusación había pedido entre cinco y nueve años para cada uno de ellos, mientras que la defensa reclamaba su absolución.