Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una explosión en el Parlamento filipino deja dos muertos y 15 heridos

Los fallecidos son un diputado y su chófer.- El presidente del Congreso califica el ataque como "un acto terrorista"

Al menos dos personas han muerto y 15 más han resultado heridas -entre ellas, dos diputados- como consecuencia de una potente explosión registrada hoy en el edificio del Congreso de Filipinas y de cuyas causas todavía no se ha informado. El presidente del Congreso, José de Venecia, ha afirmado que la explosión ha sido "un acto terrorista".

"No fue una granada. Esto es una acción terrorista o de un grupo anarquista", ha dicho De Venecia a los periodistas.

La Policía ha identificado a las víctimas como Wahab Akbar, diputado musulmán y ex gobernador de provincia de Basilan, y su conductor, Marcial Calvo. Akbar fue en el pasado objetivo de atentados por parte de la organización radical islámica Abu Sayyaf, que se atrinchera en el sur del archipiélago y es considerado un grupo terrorista por los gobiernos de Estados Unidos y Filipinas.

El estallido del artefacto ha ocurrido alrededor de las 20.15 hora local (12.15 GMT) en vestíbulo del ala sur del complejo, han indicado fuentes policiales. Los agentes han acordonado la zona sin ofrecer más detalles.

La Policía ha afirmado que tiene indicios de que la bomba pudo ser transportada al interior del recinto en una motocicleta aparcada cerca de la entrada al edificio y que quedó destruida por la explosión.

Al menos tres coches se incendiaron por la deflagración, registrada cuando estaba a punto de concluir un pleno del Congreso, que reanudó su período de sesiones el pasado 5 de noviembre.

La explosión, que ha destruido parte del techo del vestíbulo, ha causado un incendio en cuya extinción están trabajando los bomberos del departamento de Quezon City, el municipio manileño donde está la sede de la Cámara Baja del Parlamento filipino.

Según los testigos, el resto de heridos son empleados de los gabinetes personales de los diputados. Se trata de la segunda explosión en las últimas semanas en Filipinas. La primera dejó 11 muertos en un centro comercial del distrito financiero de la capital el pasado 19 de octubre.

Este ataque se produce justo cuando la presidenta, Gloria Macapagal Arroyo, intenta sortear en el mismo Congreso un proceso de destitución por acusaciones de corrupción y de falta de respeto hacia los derechos humanos, la tercera moción de censura en los últimos tres años.