Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Declaración de Santiago pone el acento en la política social

El texto que cierra la XVII Cumbre Iberoamericana incluye 24 compromisos, incluyendo el Convenio Multilateral de Seguridad Social

La XVII Cumbre Iberoamericana se ha cerrado con la aprobación de la denominada Declaración de Santiago de Chile, en la que se incluyen 24 compromisos para "progresar hacia niveles crecientes de inclusión, justicia, protección y asistencia social y solidaridad". El más relevante de todos ellos es la adopción del Convenio Multilateral de Seguridad Social, del que podrán beneficiarse seis millones de inmigrantes iberoamericanos.

Además, la XVII Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile pasará a la historia como la primera que asume la diferencia de género y reconoce en sus textos oficiales a una Jefa de Estado, la anfitriona Michelle Bachelet, entre los mandatarios.

Así, el acuerdo permitirá que los trabajadores del área iberoamericana puedan sumar en el momento de su jubilación todas las cotizaciones efectuadas a lo largo de su vida laboral, aunque haya transcurrido en diferentes países. El convenio será aplicado a toda la legislación relativa a las ramas de seguridad social relacionadas con las prestaciones económicas de invalidez, las prestaciones económicas de vejez, las de supervivencia y las de accidentes de trabajo y enfermedad profesional. Por el contrario, las prestaciones médicas previstas en las legislaciones de los Estados firmantes "quedan excluidas".

Otro de los objetivos destacados es el compromiso para cumplir, antes de 2015 las Metas del Desarrollo del Milenio. Además, el texto final de la cumbre recoge compromisos de impulsar el comercio justo, el multilateralismo y las Naciones Unidas, y la cooperación entre los 22 países de la Comunidad Iberoamericana

Asimismo, se asume el Consenso de Quito sobre igualdad de género y se declara el año 2008 como el Año Iberoamericano contra todas las formas de Discriminación. La declaración también incluye el compromiso de garantizar plenamente los derechos humanos de los migrantes.

La Declaración de Santiago también recoge el acuerdo para impulsar, a partir de 2009, la celebración de los bicentenarios de la independencia de varias naciones iberoamericanas. El texto también agradece a los gobiernos de El Salvador, Portugal, Argentina y España la organización de las próximas cumbres; Cádiz acogerá la XXII edición en 2012.