Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tensiones entre Argentina y Uruguay en el comienzo de la Cumbre Iberoamericana

El gobierno argentino indignado por la puesta en marcha por parte de Uruguay de la fábrica de celulosa en la frontera argentina

El gobierno argentino ha expresado hoy su "indignación" por la actitud del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, al considerar que, al mismo tiempo que hizo un gesto hacia Argentina en la Cumbre Iberoamericana, ordenó la puesta en funcionamiento de la fábrica de celulosa de Botnia

Fuentes del gobierno argentino en Santiago de Chile han señalado a la prensa que el presidente argentino, Néstor Kirchner, no estaba al tanto de que Vázquez hubiera ordenado habilitar Botnia. La papelera construida por la empresa finlandesa Botnia en el oeste uruguayo se puso hoy en marcha, horas después de que fracasaran en la Cumbre Iberoamericana las negociaciones entre Uruguay y Argentina sobre la planta. La decisión de dar luz verde al encendido de las calderas de la planta de procesamiento de celulosa la dio el propio presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, desde Chile en la noche del jueves.

El conflicto entre Argentina y Uruguay por la puesta en marcha de la papelera se arrastra desde hace casi tres años y ha llegado incluso hasta el Tribunal de la Haya con una denuncia del gobierno de Buenos Aires que considera que la fábrica de Botnia contaminará su territorio fronterizo.

Llega Hugo Chávez

Por su parte, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha dicho hoy que no le gusta el término "cohesión social", tema principal de la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, sino que prefiere el término "revolución social".

El líder venezolano ha llegado finalmente esta mañana a Santiago de Chile, para participar del encuentro de mandatarios. En un extenso diálogo con los periodistas que lo esperaron toda la noche en el Aeropuerto Internacional y a pesar de las bajas temperaturas, Chávez le ha dado tiempo para dialogar media hora con la prensa e incluso se ha permitido cantarles una canción mexicana para responder a una pregunta sobre las críticas que ha generado su participación en el encuentro internacional.

"La gente derechista y oligárquica del continente le tienen miedo a la revolución bolivariana y por eso nos atacan tanto y por eso nos fatalizan tanto, a través de medios de comunicación, en instituciones de los Estados", ha dicho.