Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reina Isabel II abre el curso político en Reino Unido

La soberana lee el programa político del Gobierno, centrado en educación y lucha contra el terrorismo

La Reina Isabel II envía un emisario a los Comunes comparezcan en el la Cámara de los Lores y después lee un discurso en el que adelanta los proyectos del Gobierno. Así comienza el curso político en el Reino Unido, con toda la pompa de las tradiciones británicas. Lo más esperado eran los planes del Gobierno sobre lucha antiterrorista, aunque no se ha desvelado si se ampliará el plazo de prisión preventiva para sospechosos de terrorismo, establecido ahora en 28 días.

La lucha contra el terrorismo, la educación y la vivienda son algunas de las prioridades del primer programa legislativo del nuevo primer ministro británico, Gordon Brown, que sucedió a Tony Blair en mayo.

Con toda la liturgia que exige la tradición, la soberana, vestida de blanco y portando la Corona Imperial, ha llegado en carroza acompañada por su marido, el duque de Edimburgo, y ha leído en la Cámara de los Lores más de 20 proyectos de ley preparados por el Gobierno laborista para el nuevo periodo legislativo. Los Lores, llevaban sus capas de armiño y los comunes iban con traje de calle.

El discurso refleja el objetivo de Brown de recuperar la iniciativa política tras el revés sufrido en las encuestas por su decisión de no convocar elecciones generales anticipadas este otoño. Una buena parte de los planes fueron anticipados el pasado julio, cuando Brown rompió con la tradición al adelantar algunos de sus proyectos para este periodo legislativo.

En el programa figura el objetivo del Gobierno de buscar el consenso en el Parlamento para afrontar la amenaza terrorista, si bien no especifica si se extenderá el actual periodo de detención sin cargos de sospechosos de actividades terroristas, de 28 días.

En materia educativa, Brown quiere aumentar de los 16 a los 18 años la edad de educación obligatoria en el Reino Unido a fin de "responder al aumento de las aspiraciones del pueblo británico".

Además, el primer ministro quiere superar la actual crisis de la vivienda con la promesa de construir más propiedades asequibles y apoyará la regeneración de áreas abandonadas.

El Gobierno de Su Majestad se compromete a mejorar el Servicio Nacional de Salud (NHS, siglas en inglés). En ese sentido, el Gobierno ya había anticipado su objetivo de crear un nuevo regulador sanitario con poderes para multar a los hospitales que no cumplan con los niveles adecuados de higiene.

En política exterior, Brown ha renovado la promesa de trabajar estrechamente con el Gobierno de Irak para garantizar la seguridad, la reconciliación y la reconstrucción del país árabe. También se compromete a trabajar con Afganistán para hacer frente a las actividades de los talibanes, al tiempo que apoyará a la ONU para impedir el desarrollo de armas de destrucción masiva.

Brown se ha marcado el objetivo de atender el problema de las pensiones en el Reino Unido, por lo que presentará un proyecto de ley para asegurar que el empleador tenga el deber de contribuir a un fondo de pensiones para sus empleados. Además, el Gobierno quiere ampliar los derechos de los empleados con hijos a solicitar horas de trabajo flexibles.

Entre los proyectos legislativos figura la intención laborista de mejorar el transporte público y reducir las emisiones de dióxido de carbono, causantes del cambio climático.