Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos nueve muertos por un atentado suicida contra un autobús militar en Pakistán

Un motorista cargado de explosivos se estrella contra un vehículo de la Fuerza Aérea.- Entre 60 y 70 presuntos islamistas mueren en combates con el ejército

Un motorista suicida ha dejado al menos nueve muertos y 40 heridos tras estrellarse cargado de explosivos contra un autobús de las tropas de Fuerza Aérea de Pakistán en el distrito de Sargodha de la provincia de Punjab.

Entre los fallecidos del atentado contra el autobús militar se incluyen cuatro oficiales pakistaníes, según ha informado un portavoz del Ministerio del Interior, Javed Cheema. Las mismas fuentes han confirmado que se trata de un atentado suicida que tenía como objetivo el autobús militar y han señalado que la cabeza del terrorista fue encontrada en el lugar del ataque, situado a unos 200 kilómetros al sur de la capital pakistaní, Islamabad. Los heridos - 21 de ellos en estado crítico - han sido trasladados a hospitales de la zona.

Es el segundo atentado suicida en esta semana contra las fuerzas militares pakistaníes. Hace dos días siete personas murieron y más de una decena resultaron heridas por otro atentado perpetrado cerca de los cuartales generales del Ejército en Rawalpindi, en las afueras de Islamabad. En los últimos cuatro meses, más de 700 personas han muerto a causa de 22 atentados suicidas.

Combates en el noroeste

Mientras, los combates en la región fronteriza con Afganistán continúan. El ejército pakistaní, apoyado por helicópteros de combate, ha matado entre 60 y 70 presuntos insurgentes islamistas en combates en el noroeste del país en las últimas 24 horas, según un comunicado hecho publico hoy.

"Fuentes de la policía y de la guardas fronterizos han confirmado la muerte de entre 60 y 70 infieles", asegura el comunicado. Con el término infieles, el ejército designa a los combatientes islamistas.

Los combates se reanudaron en el valle de Swat, después de que el lunes por la mañana el ejército y los islamistas pactar una tregua tras las escaramuzas del pasado fin de semana.