Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en un bombardeo Martín Caballero, un "mito de las FARC"

El guerrillero era el jefe de la insurgencia colombiana en la costa atlántica

Gustavo Rueda, más conocido como Martín Caballero, el hombre que durante más de 11 años dirigió el Frente 37 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y mantuvo secuestrado seis años al hoy canciller colombiano, Fernando Araújo, murió el miércoles por la noche (hora local), después de que su campamento —a pocos kilómetros de Carmen de Bolívar, en la región caribeña— fuera bombardeado por el Ejército.

Junto a él, en el operativo murieron al menos 15 personas y cuatro más resultaron heridas. La captura de dos de sus hijos, hace dos meses, fue el primer paso para dar con su paradero.

Tercer jefe abatido

Caballero, miembro del estado mayor de la principal organización guerrillera colombiana, que desde hace más de 40 años persiste en la lucha armada, se convierte en el tercer peso pesado abatido en los últimos meses: primero fue JJ, el comandante que operaba en la costa del Pacífico; luego, hace dos meses, el Negro Acacio, considerado el dirigente que movía el negocio de la coca en el oriente del país.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, al dar ayer el parte de triunfo sobre la muerte de Caballero en conferencia de prensa, no dudó en calificar al guerrillero abatido como un "mito de las FARC y el "hombre mas importante" de esta guerrilla en el norte del país. Caballero llevaba más de 20 años con su fusil al hombro. pasó a engrosar las filas de las FARC tras pasar por las Juventudes Comunistas.

Santos lo identificó como el responsable de múltiples atentados contra oleoductos y torres de energía, ataques a poblaciones y secuestros. Hace cinco años, tenía 500 hombres a su mando.

"Este resultado no es producto de la casualidad", dijo el ministro. "Es producto del trabajo paciente, del conocimiento de área, de la infiltración a las tropas de Caballero y del acercamiento a la población".

Primero fue el bombardeo al campamento y después entraron los soldados y los infantes de Marina, según el nuevo modelo de operaciones conjuntas. De acuerdo a los portavoces castrenses, este operativo forma parte de la primera fase de un nuevo plan de guerra para consolidar el plan de Seguridad Democrática, bandera del Gobierno de Álvaro Uribe.

Por cualquier información que facilitara la localización de Martín Caballero, un "mito de las FARC", como calificó el ministro al guerrillero muerto, se ofrecían 1.700 millones de pesos (unos 850.000 dólares). Ahora, tras su muerte, se ha anunciado que el dinero será repartido entre los que ayudaron al éxito de la operación militar.