Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel bombardeó instalaciones nucleares en Siria, según el 'New York Times'

El objetivo de la incursión aérea israelí del pasado 6 de septiembre fue un reactor nuclear en construcción, según fuentes de inteligencia

El ataque aéreo israelí llevado a cabo el pasado 6 de septiembre en territorio sirio estaba dirigido contra una zona que la inteligencia israelí y estadounidense consideraron que albergaba parte de un reactor nuclear, según el New York Times.

El reactor nuclear en construcción habría seguido el modelo que Corea del Norte habría empleado para crear su almacén de carburante para armas nucleares, confirmaron funcionarios estadounidenses con acceso a los informes del Servicio de Inteligencia.

No sería la primera vez que aviones del ejército israelí atacan instalaciones nucleares de uno de sus países vecinos: en 1981 Israel bombardeó el reactor nuclear Osirak, un reactor diseñado por ingenieros franceses y construido en el centro de investigación nuclear Al Tuwaitha, situado a 18 kilómetros de Bagdad.

Según el citado diario, el Gobierno estadounidense se mostró dividido entre los que consideraban acertada esta intervención y los que pensaban que se trataba de una medida prematura, según los funcionarios. Según el periódico estadounidense, el debate producido dentro del seno del Gobierno no fue por el peso de las pruebas, sino por la respuesta en si.

Al parecer, la secretaria de Estado, Condoleeza Rice, y el secretario de Defensa, Robert Graves, se mostraron "especialmente preocupados" sobre las posibles consecuencias de una acción preventiva contra Siria.

La publicación de la información del New York Times coincide con una visita de cinco días que Rice inicia hoy en Israel por Oriente Próximo.

El día del bombardeo, el Gobierno sirio comunicaba que las baterías antiaéreas habían respondido a una incursión de aviones del ejército israelí. Testigos presenciales aseguraron haber escuchado el sonido de cinco o más aviones en las cercanías de Tal al Abiad, cerca de la frontera con Turquía.

El 1 de octubre, el propio presidente siria, Bashar Al Assad confirmaba en una entrevista de la BBC que los aviones israelíes habían bombardeado un objetivo militar en su territorio. Israel guardó silencio hasta el 2 de octubre, cuando levantó la restricciones sobre la información referente al bombardeo, y confirmó que sus cazabombarderos había destruido un "objetivo militar sirio" sin especificar más.