Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia y Holanda se pronuncian a favor de sancionar a Irán al margen de la ONU

El ministro francés de exteriores declaró ayer que hay estar preparado para la guerra con Irán, si el país se hace con el arma nuclear

Los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, y Holanda, Maxime Verhagen, respectivamente, se han pronunciado hoy a favor de sanciones a Irán fuera del marco de la ONU, para presionar a Teherán con el fin de que suspenda el enriquecimiento de uranio. La manifestación conjunta llega un día después de las declaraciones de Kouchner en las que advirtió que hay que estar preparado para la guerra contra Irán si el país consigue el arma nuclear.

"Preferimos el reforzamiento de las sanciones a través del Consejo de Seguridad de la ONU", pero si ese órgano no llega a un acuerdo, "queremos aplicar sanciones europeas en combinación con las sanciones estadounidenses", ha dicho Verhagen tras reunirse con Kouchner en París.

La polémica se ha suscitado a raíz de las controvertidas declaraciones que hizo ayer Kouchner en un programa de la radio francesa RTL al señalar que Francia tiene que estar preparada "para lo peor, que es la guerra" con Irán, aunque matizó que no es algo que vaya a suceder por el momento. La declaración marca un punto de inflexión que coincide con la llegada del gobierno de Sarkozy, respecto al anterior ejecutivo francés liderado por Jacques Chirac y su firme oposición a la guerra contra Irak.

La lección de Irak

Mohamed El Baradei, director general de la OIEA, ha advertido hoy durante la conferencia general que celebra este organismo que el uso de la violencia contra Irán sería "contraproducente" y ha pedido que se saquen lecciones de la invasión de Irak y la muerte de cientos de miles de civiles en ese país por las "sospechas" de que su régimen tenía armas de destrucción masiva.

En alusión a las palabras de Kouchner, El Baradei dijo que no quería entrar en una discusión sobre el uso de la fuerza, pero ha pedido "mantener la calma, no calentar" el debate y ha subrayado que no hay bases argumentales para hablar de un ataque a Irán: "No hemos visto instalaciones no declaradas funcionando en Irán".

Por su parte, Irán ha criticado hoy las "declaraciones anti-iraníes" del ministro francés de Exteriores por "superficiales" y "contrarias a la política de la UE con Irán". El portavoz del Ministerio de Exteriores, Mohamed Ali Hoseini, ha afirmado que las palabras de Kouchner son "un alineamiento con las fútiles estrategias de los gobernantes de EE UU" y ha advertido de que "la influencia de las insinuaciones no realistas y las falsas informaciones de los otros (en referencia a EE UU) no van a servir a los intereses de Francia".