Reportaje:

Prohibida la 'guardia pretoriana' de Bush en Irak

El ministerio de Interior anula el permiso de la compañía de seguridad privada estadounidense 'Blackwater' y abre una investigación tras la muerte de ocho iraquíes

El Gobierno iraquí ha anulado el permiso de actuación de la compañía de seguridad privada Blackwater, considerada la guardia pretoriana de la actual Administración estadounidense en el país asiático. Según el ministro de Interior iraquí, los Blackwater no podrán seguir trabajando en el país tras el incidente que este domingo costó la vida a ocho iraquíes.

Más información
La guardia pretoriana de Bush

"La sociedad (Blackwater) no podrá trabajar más en Irak. Hemos abierto una investigación criminal contra los que cometieron los crímenes (del domingo)", ha declarado el portavoz de Interior, Abdel Karim Khalaf. Ocho iraquíes murieron este domingo en Bagdad en un incidente con guardias de la empresa estadounidense que custodiaban un convoy militar norteamericano.

"No es sólo una compañía privada de seguridad

La empresa de mercenarios Blackwater, fundada hace ahora 10 años por el ex navy Erik Prince, con lazos en la derecha cristiana estadounidense, aterrizó en el campo de batalla para suplir el déficit de soldados en la contienda. En su página web, Blackwater se define como "no simplemente una compañía privada de seguridad" y amplía su abanico de operaciones al mantenimiento de la paz, el refuerzo de la ley y la seguridad con "militares profesionales". En otras palabras, una brigada más del complejo militar estadounidese contra la que organizaciones de derechos humanos han protestado repetidamente por estar fuera de la Convención de Ginebra que fija las reglas de la guerra y posguerra.

En concreto y en Bagdad, los Blackwater se han encargado hasta ahora de la protección de insitituciones, oficiales o personalidades estadounidenses en la capital iraquí. Más allá del país que los ha dado a conocer, los mercenarios de la Blackwater, soldados veteranos y con experiencia en los conflictos de América Latina de los 80 y 90, han trabajado también en Afganistán tras el 11-S y han vigilado las calles de Nueva Orleans (EE UU) tras el paso del huracán Katrina.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Así lo relata hasta el detalle Jeremy Scahill en el libro Blackwater. La aparición del más poderoso ejército de mercenarios del mundo. En este libro, Scahill asegura que esta fuerza de seguridad privada (motivo también del reportaje del diario Virginian Pilot finalista de los Pulitzer 2007) cuenta hoy con 20 aviones y hasta 20.000 soldados listos para entrar en combate.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS