Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frialdad en el Día la Victoria

El presidente turco, Abdulá Gül, y el jefe del Ejército, el general Yasar Büyükanit, apenas han intercambiado unas palabras mientras presidían el desfile de la festividad más importante de Turquía.

El desfile militar en conmemoración del 85º aniversario de la independencia de Turquía ha escenificado hoy la frialdad con la que los mandos militares han recibido al nuevo presidente de la República, el islamista moderado Abdulá Gül. La gravedad ha presidido el acto, que el recién elegido presidente y nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas ha presenciado sentado junto al jefe del Estado Mayor turco, el general Yasar Büyükanit, con quien apenas ha intercambiado unas palabras.

La ceremonia de hoy ha servido de marco para el primer encuentro entre Büyükanit y Gül desde que este fuera elegido el pasado martes como nuevo jefe de Estado, a pesar de la oposición de los militares. La víspera de la votación parlamentaria, Büyükanit hizo público un comunicado en el que alertaba de que "fuerzas del mal" intentaban "corroer sistemáticamente la naturaleza laica de la República de Turquía", una advertencia directa contra Gül y su partido, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

Durante el desfile, los gestos e incluso las posturas de ambos fueron seguidos en todo momento por las cámaras de televisión. Aunque Gül se mostró tranquilo y hasta sonriente en ocasiones, apenas intercambió unas palabras con Büyükanit durante toda la ceremonia.

Gül acudió al acto sin su esposa, Nayrunisa, que suele llevar pañuelo en la cabeza, una prenda prohibida en los actos oficiales y edificios públicos en Turquía. El Ejército, en especial, no acepta que las mujeres llevan pañuelo, símbolo del islamismo político, en sus ceremonias, ya que se considera garante de sistema laico turco.

Turquía celebraba hoy el Día de la Victoria, su fiesta nacional más relevante, que recuerda el final de la guerra de liberación contra los ocupantes griegos y que los soldados conmemoran durante siete días. El nuevo jefe de Estado, sentado entre Büyükanit y el primer ministro turco, el también islamista Recep Tayyip Erdogan, saludó a las unidades que desfilaron en el acto más importante del día, pero la cúpula militar no ha desaprovechado la oportunidad de marcar distancias con Gül.

Señor Presidente en lugar de Mi Presidente

Antes del desfile, Gül asistió a un acto de graduación de estudiantes en la Academia Militar de Medicina en la que Büyükanit y otros altos oficiales no le saludaron con una inclinación de cabeza, como era tradición con anteriores presidentes. El débil aplauso que le dedicaron los presentes en este acto contrastó con las fuertes ovaciones que recibió el jefe del Estado Mayor, lo que fue interpretado también como una señal de protesta hacia este islamista moderado, que hasta la formación del nuevo gobierno ayer fue ministro de Asuntos Exteriores.

Además, toda la prensa nacional se ha hecho eco del título de "Señor Presidente" con el que se dirigieron a Gül, en lugar del acostumbrado "Mi Presidente" habitual en estas ocasiones. Algunos medios señalan, además, que Nayrunisa Gül no asistirá esta noche a la tradicional recepción que ofrecen los militares, ya que no ha sido invitada.