Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abdula Gül no consigue ser designado presidente de Turquía en la primera votación

El candidato del Partido para la Justicia y el Desarrollo necesitaba el apoyo de dos tercios de los diputados para acceder al cargo en esta primera ronda

El ministro turco de Asuntos Exteriores en funciones, Abdulá Gül, no ha conseguido ser designado presidente de Turquía en la primera votación, en la que necesitaba el apoyo de dos tercios de los diputados turcos (367 votos). Gül sólo recibió los votos de los 341 diputados con los que cuenta el Partido de la Justicia y el Desarrollo, el partido islamista moderado del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

Gül se ha quedado a 26 votos de la designación, aunque a partir de la tercera ronda, prevista para el próximo 28 de agosto, le basta con conseguir la mayoría absoluta (276 votos). Por tanto, parece claro que el PJD conseguirá elegir esta vez a su candidato la semana que viene gracias a sus 341 escaños, suficientes para completar la elección en la tercera ronda. Antes, podrá intentar superar la barrera de la mayoría cualificada en la segunda votación, que se celebrará el próximo viernes y en la que de nuevo necesitaría 367 votos.

En la primera votación sólo han participado 448 de los 550 diptados, ya que los representantes del Partido Republicano del Pueblo (CHP) boicotearon la elección. Los parlamentarios debían expresar su preferencia por uno de los tres candidatos a la Jefatura del Estado: el propio Gül; el ultranacionalista Sabahattin Çakmakoglu, del Partido de Acción Nacionalista, y el socialdemócrata Tayfun Içli, del Partido de la Izquierda Democrática.

Estos últimos han recibido el apoyo de sus respectivos diputados, 70 en el caso de Çakmakoglu y 13 en el de Içli, mientras que los 23 diputados del pro-kurdo Partido de la Sociedad Democrática (DTP) han votado en blanco.

Gül tiene todas las papeletas para suceder a Ahmet Necdet Sezer, pero su primer intento para acceder al cargo, en abril de este año, tropezó con la oposición de los líderes laicos del país, sobre todo de la cúpula militar. Entre todos lograron frustrar la candidatura, con un boicot parlamentario que imposibilitó la elección de Gül por falta de quórum y provocó la convocatoria de elecciones anticipadas, en las que el PJD volvió a revalidar su amplia mayoría absoluta.

Pese a que Gül sostiene que es un moderado, la oposición critica que su mujer viste siempre el pañuelo islámico, además de temer el fin de la división entre Estado y religión. En el fondo, también existe el temor al poder absoluto del Partido para la Justicia y el Desarrollo, ya que coparía las dos más altas instituciones del Estado. Así, el Gobierno de Erdogan no tendría problemas para aprobar sus reformas, algo que sí le ocurría con el anterior presidente, que vetó más de una iniciativa gubernamental.