Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres niega el asilo a un centenar de intérpretes iraquíes que colaboraron con sus tropas en Basora

Militares británicos advierten de que los insurgentes se vengarán de los traductores en cuanto se retire el contingente

Jefes militares británicos desplegados en la región iraquí de Basora han acusado al Gobierno de Reino Unido de abandonar a su suerte a cerca de un centenar de intérpretes iraquíes que colaboraron con las tropas de ocupación y que se exponen a todo tipo de represalias en cuanto Londres saque sus fuerzas del país, según ha publicado el diario The Times.

El Gobierno laborista ha hecho caso omiso de los llamamientos para darlos asilo junto con sus familias. Hay pruebas, según el diario británico, de que activistas iraquíes quieren vengarse de quienes consideran que han colaborado con el "enemigo" en cuanto estos queden desprotegidos. Centenares de intérpretes y otros iraquíes a sueldo de las Fuerzas Armadas británicas han sido secuestrados, torturados o asesinados durante los últimos cuatro años.

El periódico contrasta la actitud negativa de Londres con la de Dinamarca, que ha concedido asilo a sesenta colaboradores iraquíes y a sus familias, o EE UU, país que se dispone a acoger a 7.000 refugiados del país árabe. Uno de los iraquíes que han servido a los británicos en diversas funciones, A. Kinani, dirigió un llamamiento personal a Tony Blair, el pasado mayo, con motivo de su última visita a Irak como primer ministro.

Kinani recibió una carta de un funcionario del Gobierno británico en la que se le comunicaba que no tenía derecho a asilo político en el Reino Unido y se le sugería que se trasladase a un tercer país desde donde podría solicitar un visado de entrada. "Es una auténtica cobardía. Los británicos nos arrojan a la boca del león", se ha quejado Kinani en declaraciones a The Times

Sólo desde suelo británico

Los ministerios británicos de Defensa y Asuntos Exteriores han informado de que los iraquíes a sueldo de los británicos en Irak no recibirían trato de favor si solicitaban asilo en el Reino Unido. "Cualquier persona que solicite asilo debe hacerlo desde suelo británico. No hay excepciones", ha explicado un portavoz del ministerio del Interior, según el cual se examinaría cada caso por sus propios méritos y de acuerdo con la Convención sobre Refugiados de 1951.

El portavoz de la oposición conservadora para asuntos de política exterior, William Hague, ha instado al Gobierno de Gordon Brown a reconsiderar esa postura. "Conforme Gran Bretaña reduce su presencia militar en Irak, deberíamos ocuparnos de la seguridad de quienes han arriesgado la vida para ayudarnos", declaró Hague. La posición británica ha sido también criticada por Tom Porteous, director de la organización humanitaria Human Rights Watch en el Reino Unido, quien también ha pedido al Gobierno que rectifique.