Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La crisis de identidad de la navaja suiza

Compañías chinas podrían empezar a producir el mítico cuchillo rojo del Ejército ante la consternación nacional

La navaja suiza está tan relacionada con el país alpino como el müesli o el reloj de cuco. Sin embargo, el famoso cuchillo del Ejército, que millones de personas en el mundo consideran un objeto indispensable, podría estar a punto de perder su nacionalidad ya que empresas chinas podrían adjudicarse un importante pedido. Parlamentarios suizos han propuesto dejar de producir la famosa navaja roja antes de encargarla a extranjeros, según informa hoy el rotativo británico The Guardian.

El Ejército suizo, que está a punto de ordenar un lote de 65.000 navajas de bolsillo con nuevas especificaciones técnicas, ha consternado a todo el país cuando ha anunciado que, bajo las normas de la Organización Mundial del Comercio, el proceso de pedido tiene que estar abierto a empresas de todo el mundo por el alto valor económico del contrato.

Esta ley abre a China, que durante años ha producido copias de la mítica navaja, la posibilidad de hacerse con el contrato. De hecho los expertos la dan como favorita en la puja por una transacción que se estima ronde el 1.7 millones de francos suizos (poco más de 1 millón de euros), seguida por Taiwán y Bulgaria. Como era previsible el tema se ha vuelto uno de los más discutidos del verano suizo y varios políticos de derechas han afirmado que junto con la navaja roja está en juego el orgullo nacional.

"Si la navaja del Ejército no procederá de Suiza, pues entonces podríamos dejarla de producir del todo", ha afirmado Thomas Fuchs, diputado del partido de extrema derecha Partido Popular Suizo. Alois Kessels, un abogado y un ex coronel del Ejército suizo han emprendido una campaña y lanzado un petición nacional cuyo lema es: ¡Conservemos la nacionalidad suiza de la navaja del Ejército!

Kessels ha afirmado: "Simplemente no me puedo imaginar que nuestros soldados lleven en su bolsillo una navaja Made in China". "Sería como darles chocolate hecho en Alemania", ha rematado.

Victorinox, la compañía que produce actualmente los cuchillos, ha dicho confiar en que ganará la puja, porque ofrece mejor calidad a precios competitivos.

La navaja, que fue producida por primera vez en Ibach, en el cantón suizo en 1897, puede ser equipada con todo tipo de accesorio, desde una aguja hasta un abrelatas o una memoria USB, y aparece en la colección de objetos de diseño del Museo de Arte Moderno de Nueva York.