Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

La bandera rusa 'ondea' bajo el Polo Norte

Científicos rusos alcanzaron ayer el fondo marino en la vertical del Polo

El brazo mecánico de uno de los batiscafos planta la bandera rusa en el fondo marino polar.
El brazo mecánico de uno de los batiscafos planta la bandera rusa en el fondo marino polar. AP

La bandera de Rusia ondea ya, a más de 4.000 metros de profundidad, sobre el lecho marino del Polo Norte, un punto que alcanzaron ayer dos batiscafos rusos. Su misión tiene como objetivo probar que la tierra que se sitúa bajo las aguas del océano Glacial Ártico es una prolongación de la plataforma continental siberiana. Es decir, que son parte del país y por tanto, Rusia tiene derecho a explotar los ricos yacimientos de petróleo y gas que yacen en esa zona.

En realidad, no se trata de una bandera cualquiera, sino que su mástil está hecho de titanio para resistir la corrosión y el trapo, como se ve en la imagen, no es tal. Pero el valor simbólico esta ahí, en la vertical del polo.

Para la proeza, los científicos rusos utilizaron dos minisubmarinos -el Mir-1 y el Mir-2-. Los batiscafos tripulados rusos no habían descendido nunca a una profundidad tan grande: ayer se sumergieron a 4.261 metros el primero y 4.302 el segundo, más del doble del récord anterior, de 2.000 metros.

Fue la tripulación del Mir-1 -integrada por el jefe de la expedición y conocido explorador polar Artur Chilingárov, que también es vicepresidente de la Cámara de Diputados rusa; su colega parlamentario Vladímir Grúzdev y el doctor en Ciencias Técnicas Anatoli Sagalévich- la que tuvo el honor de plantar la bandera de Rusia en las gélidas aguas del Ártico a 4.261 metros de profundidad.

El histórico hecho ocurrió cerca de las 11.30 de ayer, hora peninsular española, poco minutos antes de comenzar el regreso hacia la superficie, que transcurrió sin incidentes: el batiscafo emergió a las 16.06.

Además de realizar investigaciones científicas, la expedición buscará pruebas geológicas para demostrar que el lecho marino de una vasta zona del Polo Norte pertenece a Rusia. Bajo la ley internacional, cinco estados con territorio en el Círculo Polar Ártico -Canadá, Noruega, Rusia, EE UU y Dinamarca a través de su control de Groenlandia- controlan una zona de 320 kilómetros alrededor del norte de su costa.