Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los servicios secretos de EE UU creen que Al Qaeda no dudará en usar armas químicas y nucleares

Un informe del espionaje norteamericano denuncia que el país padece "un mayor clima de amenaza" terrorista

Un informe de los servicios secretos de Estados Unidos destaca que la red terrorista de Al Qaeda no dudará en usar armas "químicas, biológicas y nucleares" en un hipotético ataque contra este país, según ha informado hoy la Casa Blanca. El documento es un análisis de las amenazas "persistentes y en evolución" que puede afrontar EE UU en los próximos tres años, y que van desde la red dirigida por Osama Bin Laden hasta el grupo radical islámico libanés Hezbolá. Entre otras conclusiones, los servicios de espionaje afirman que el país padece un "mayor clima de amenaza" terrorista.

La consejera de Seguridad Interna del presidente George W. Bush, Francis Fargos Townsend, ha indicado en una conferencia de prensa que, pese a los datos apuntados por el informe, "no hay informaciones creíbles sobre un ataque específico".

El documento, conocido como "Informe Nacional de Inteligencia" y compilado por las 16 agencias de espionaje estadounidenses, considera a Al Qaeda como la amenaza más peligrosa y advierte de que esta red terrorista podría querer usar sus contactos en Irak para atentar en EE UU. Concretamente, el texto destaca que la red terrorista "probablemente buscará usar los contactos y capacidades de Al Qaeda en Irak, su afiliado más visible y poderoso y el único del que se sabe que ha expresado un deseo de atacar a nuestra patria".

La organización de Bin Laden ha podido recuperar parte de la capacidad perdida tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE UU y cuenta con refugios en las áreas tribales del oeste de Pakistán, indica el informe.

Entre los aspectos positivos que destaca el documento figuran las medidas de seguridad adoptadas desde los atentados del 11-S que, según los expertos, han entorpecido la capacidad de Al Qaeda para atacar el país y han persuadido a los grupos terroristas de que un atentado contra EE UU es hoy mucho más difícil que antes.