Corea del Norte cierra su principal complejo nuclear

Pyongyang recibe a cambio el primer envío de combustible: 6.200 toneladas de petróleo

Diez inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) llegaron este sábado a Pyongyang para supervisar el desmantelamiento del programa nuclear de Corea del Norte, según la agencia surcoreana Yonhap. Corea del Norte ha comunicado este sábado a Estados Unidos que ha cerrado su reactor nuclear en Yongbyon, a unos 100 kilómetros de la capital norcoreana, ha informado el Departamento de Estado. El cierre del reactor se ha producido horas después de que llegara a puerto un barco cargado con crudo, para compensar dicha clausura del reactor de Yongbyon.

"Damos la bienvenida a este acontecimiento y seguiremos de cerca la verificación y vigilancia de este cierre que realizará la OIEA", ha indicado el portavoz del Departamento, Sean McCormack. Se trata del primer paso de Pyongyang hacia la desnuclearización en cinco años.

La mayor parte de los técnicos del OIEA permanecerá en el país comunista entre dos y tres semanas para iniciar las inspecciones y preparar el equipamiento necesario destinado a controlar la desnuclearización, mientras que dos miembros del equipo se quedarán permanentemente en Corea del Norte.

Los inspectores del OIEA han regresado a Corea del Norte cuatro años y medio después de que Pyongyang expulsase a la última misión de este organismo de Naciones Unidas en diciembre de 2002, una vez que EEUU acusase al país comunista de haber desarrollado en secreto un programa de enriquecimiento de uranio.

Compromiso adquirido

La aceptación de estos técnicos para que realicen trabajos de supervisión del proceso de desnuclearización norcoreano sobre el terreno forma parte del compromiso adquirido por Pyongyang en el marco de las conversaciones a seis bandas celebradas el 13 de febrero en Pekín.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En la reunión de febrero, en la que participaron las dos Coreas, EEUU, Japón, China y Rusia, el régimen de Kim Jong-il acordó poner fin a su programa nuclear a cambio de ayuda energética internacional. En la fase inicial para el desmantelamiento de sus instalaciones, Pyongyang ha aceptado cerrar su reactor nuclear de Yongbyon y permitir la entrada de los inspectores del OIEA si recibía 50.000 toneladas de crudo.

El primer envío de combustible, de 6.200 toneladas de petróleo, ha llegado hoy a Corea del Norte desde Corea del Sur, que se comprometió a entregar las 43.800 toneladas restantes correspondientes a esta fase del proceso. EEUU, Japón, China y Rusia se harán cargo de un envío total de 950.000 toneladas de combustible una vez que concluya el desmantelamiento del programa nuclear norcoreano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS