Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía impide la entrada en Kiev de los 3.500 soldados enviados por Yúshenko

El presidente prooccidental Yúshenko y el primer ministro, el prorruso Yanukóvich están reunidos a puerta cerrada para salir de la actual situación de bloqueo político e institucional

La policía mantiene bloqueados a unos 3.500 soldados y reservistas del ministerio del Interior que se dirigían a Kiev, a donde fueron movilizados por orden del presidente, el prooccidental Víctor Yúschenko, en un claro desafío a la autoridad del primer ministro, el prorruso Víctor Yanukóvich. Precisamente ambos líderes, enfrentados por el poder desde hace meses, mantienen desde la tarde de este sábado una reunión a puerta cerrada para salir de la actual situación de bloqueo político e institucional. La Presidencia ha anunciado que el presidente y el primer ministro participarán en una rueda de prensa conjunta al término del encuentro.

Los efectivos, que debían garantizar el orden público en Kiev y custodiar las sedes de la Fiscalía General y el Tribunal Constitucional, no han podido continuar, ha explicado el subcomandante en jefe de las tropas de Interior, según la agencia UNIAN. El encontronazo entre ambos cuerpos -policía y ejército- ha vivido momentos de tensión con un conato de enfrentamiento entre los agentes y algunos reservistas, según el canal 5 de la televisión ucrania.

Yúschenko había ordenado la víspera a Alexandr Kijtenko, comandante en jefe de las tropas de Interior, que garantizara la seguridad de los edificios públicos en medio del enfrentamiento con el primer ministro, Víctor Yanukóvich, y el Parlamento. El presidente tomó esa decisión después de que el fiscal general, Sviastoslav Piskún, se rebelara el jueves contra su destitución y se atrincherara en la sede de la Fiscalía General en Kiev.

Al tiempo que asumió el control directo de los más de 30.000 efectivos de Interior, Yúschenko, a la sazón jefe de las Fuerzas Armadas, ha descartado una "solución de fuerza" para la grave crisis en la que se encuentra sumido el país desde principios de abril. El presidente inició poco después de las 22:00 hora local una nueva ronda consultas con el primer ministro, el jefe del Parlamento, Alexandr Moroz, y la líder de la oposición, Yulia Timoshenko.

Según los analistas, la única forma de que Presidente, Gobierno y Parlamento encuentren una salida política a la actual crisis es un acuerdo sobre la fecha de los comicios. Yúschenko se ha mostrado dispuesto a convocar elecciones en julio, a más tardar, mientras Yanukóvich es partidario de celebrar las elecciones en octubre.

El partido Nuestra Ucrania de Yúschenko y el Bloque Timoshenko han advertido que renunciarán a su escaño parlamentario en caso de que no se acuerde una fecha para las elecciones, lo que arrebataría el quórum al Parlamento para la toma de decisiones. La actual crisis política estalló el pasado 2 de abril cuando Yúschenko disolvió el Legislativo y convocó comicios anticipados, decreto contra el que se rebelaron tanto el Gobierno como la Rada (Parlamento)