Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segundo día de enfrentamientos en un campamento de refugiados en Líbano

Por la noche, una fuerte explosión ha sacudido un barrio musulmán de Beirut

Los enfrentamientos continuaban a última hora de la tarde en el campamento de refugiados de Nahar al Bared, a las afueras de la ciudad libanesa de Trípoli, en medio de una enorme incertidumbre sobre la situación en su interior. Estos combates entre el Ejército y milicianos son los más violentos desde que en 1990 acabó la guerra civil.

Prácticamente toda la tarde el ejército ha bombardeado con artillería pesada el campamento desde el que se ha respondido con fuego de ametralladoras. Enormes columnas de humo negro se elevan hacia el cielo, mientras se suceden cifras contradictorias sobre las víctimas causadas por los bombardeos en este campamento de refugiados palestinos.

La agencia nacional libanesa habló de treinta muertos, sin precisar si eran sólo hoy o también ayer, y fuentes palestinas hablaron de nueve civiles muertos por los bombardeos.

Dos horas de calma

Aunque hubo dos horas de calma al filo del mediodía gracias a una precaria tregua para que la Cruz Roja evacuara a los heridos y los muertos, no ha habido información de esta institución sobre la cantidad de víctimas recogidas en el campo. Los periodistas tienen prohibido el acceso al campamento y las televisiones tienen que limitarse a ofrecer imágenes del exterior.

Los enfrentamientos entre el ejército libanés y el grupo extremista suní Fatah al Islam comenzaron en la mañana del domingo, y dejaron solo ayer unos cincuenta muertos, la mitad de ellos militares. Sin embargo, sigue siendo una incógnita el número de civiles muertos, y se teme que cuando se abran las puertas del campamento se descubra una gran cantidad de víctimas.

Estos enfrentamientos entre el Ejército y milicianos son los más violentos desde que en 1990 acabó la guerra civil que sufrió el país durante 15 años. Según las cifras oficiales difundidas por el Ejército libanés en un comunicado, al menos 27 soldados y miembros de las fuerzas de seguridad murieron ayer en los ataques en el campo y en la cercana ciudad de Trípoli. A éstos hay que añadir los más de 20 milicianos que también perdieron la vida en los enfrentamientos.

Atentado terrorista

Estas mismas fuentes han admitido que desconocen la cifra total de muertos civiles, ya que el campamento permanece fuera de su jurisdicción, aunque desde el interior de Nahr el Bared aseguran que las víctimas mortales son 34, 14 de ellos civiles. De confirmarse estos datos, la cifra total asecendería a 61 fallecidos. El jeque Osama Al Rifai, muftí de la región de Akar (norte de Líbano), ha acusado a los milicianos de utilizar a niños como escudos humanos. "Acabo de recibir informaciones de mis clérigos palestinos dentro del campo de refugiados que indican que los milicianos de Fatah Al Islam están empezando a usar a niños como escudos humanos para proteger sus posiciones de los bombardeos", ha dicho Rifai en declaraciones a Al Yazira.

Ataque contra un barrio musulmán de Beirut

Mientras, al menos siete personas han resultado heridas en la explosión registrada esta noche en el barrio musulmán Verdum de Beirut. El atentado ha tenido lugar en un aparcamiento -y según algunas fuentes junto a un centro comercial- cerca del Centro Cultural Ruso, en un distrito de lujo.

La violencia continúa en su segundo día después de que la pasada noche una mujer de 63 años falleciera,y otras 12 personas resultaran heridas, en un atentado perpetrado en Ashrafieh, un barrio cristiano de Beirut, según fuentes policiales, televisiones locales y testigos presenciales. La policía ha confirmado esta mañana que se trató de un "acto terrorista".

Según los acuerdos firmados entre el Gobierno libanés y la Organización por la Liberación de Palestina en 1969, los libaneses no pueden entrar en los 13 campos de refugiados de palestinos que hay en Líbano. El grupo radical islámico Fatah el Islam es una organización integrista que algunos vinculan Al Qaeda y que acusan de estar entrenando a combatientes para perpetrar ataques en Europa o Estados Unidos. El Gobierno libanés se reunió anoche de urgencia con oficiales del Ejército y mandos de la seguridad del país para tratar las medidas que adoptarán para controlar la situación.

Reacciones de condena

El movimiento Al Fatah del presidente palestino, Mahmud Abbas, ha condenado a los milicianos palestinos que se están enfrentando a las fuerzas de seguridad libanesas, ha subrayado que no tiene nada que ver con ellos ni con la OLP y ha pedido que sean aislados. El partido Hezbolá también ha condenado los ataques de la milicia islamista en un comunicado en el que rechaza "cualquier ataque de cualquier facción contra el Ejército libanés y las fuerzas de seguridad que pretenda minar la seguridad, la estabilidad y la paz civil de Líbano".

Más información