Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olmert descarta una operación militar a gran escala en Gaza tras la ruptura de la tregua

Unidades del Ejército israelí están autorizadas a ejecutar operaciones limitadas

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha descartado hoy impulsar una operación militar a gran escala en la franja de Gaza con la intención de poner fin al lanzamiento de cohetes Qassam por parte de las milicias palestinas, después de que ayer Hamás lanzara decenas de cohetes y proyectiles por primera vez en cinco meses, contra suelo israelí. Por ello, Israel tiene intención de remitir hoy una protesta formal al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

No obstante, según se desprende de un comunicado emitido por la oficina de Olmert, citado por el diario israelí Haaretz, unidades del Ejército israelí están autorizadas a ejecutar operaciones limitadas en Gaza para impedir el secuestro de soldados hebreos u ataques de otro tipo, tales como el lanzamiento de cohetes de fabricación casera contra territorio hebreo.

"Israel no dudará en tomar medidas más firmes contra aquellos que intenten dañar su soberanía al lanzar cohetes contra nuestro territorio, intenten atacar a los soldados u otros medios", reza el comunicado.

La decisión fue adoptada durante una reunión de emergencia entre Olmert y destacados funcionarios y responsables de seguridad después de que las Brigadas de Ezzedin al Qassam, el brazo militar de Hamás, reanudará por primera vez el lanzamiento de cohetes desde la suscripción de un acuerdo de alto el fuego entre Olmert y el presidente palestino, Mahmud Abbas, el pasado noviembre.

Antes de la reunión, el viceministro de Defensa israelí, Ephraim Sneh, ha aclarado que Israel no busca aumentar el conflicto entre israelíes y palestinos. "No tenemos ningún interés en una escalada de violencia", ha reconocido Sneh a la radio israelí, aunque sí, ha dicho "en hacer lo necesario para reducir lo máximo posible el nivel de terrorismo".

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abbas, de gira por varios países europeos, pidió a Olmert que actúe con contención porque se trata de una violación puntual de la tregua. "La violación de la tregua es un suceso excepcional que no se repetirá", dijo ayer Abbas en una rueda de prensa con el primer ministro italiano, Romano Prodi, en Roma.