Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países que ratificaron la Constitución europea piden “una solución maximalista” para la UE

Representantes de los 18 estados se han reunido hoy en Madrid

Los 18 países que han ratificado la Constitución europea han asegurado hoy que la UE “no necesita una solución minimalista sino maximalista” que no recorte el texto aprobado en Roma en 2004 y que sí lo mejore y lo complete. Los 18, conscientes de la importancia de lograr un “cuerdo aceptable” para todos los países de la UE, han mostrado su intención de afrontar el debate con “espíritu constructivo” pero respetando “la sustancia y los equilibrios” del texto original.

"Queremos este texto, pero estamos dispuestos a escuchar las propuestas de los del 'no' para mejorarlo", ha resumido el secretario de Estado para la UE, Alberto Navarro, al término de una reunión en la que los amigos de la Constitución han acordado avanzar en la construcción europea aunque sea a distintos ritmos.

Convocada por España y Luxemburgo con el objetivo de que "se oiga la voz" de quienes han apostado por la Constitución europea, a la reunión también han asistido representantes de Portugal e Irlanda como invitados, y de Dinamarca y Suecia en calidad de observadores. Esta presencia de países que aún no han ratificado la constitución en la reunión y el hecho de que al término de la misma Navarro haya convocado a los embajadores de todos los países miembros para informarles de las decisiones es prueba de que "no se trata de un plan para dividir Europa en buenos y malos". "Se trata de ayudar a la presidencia alemana a avanzar en la búsqueda de soluciones a la crisis y de pedir a los que han rechazado la constitución que presenten alguna alternativa; que digan qué es lo que no les gusta", ha dicho Navarro.

En el documento aprobado en la reunión, que será presentado a la comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo a finales de febrero, los amigos de la Constitución especifican que quieren una Europa "más eficaz, más transparente y más democrática, al servicio de los ciudadanos". Consideran que, si bien la UE necesita instituciones fuertes, esto no es suficiente para "dar respuesta a las expectativas de los ciudadanos" que quieren mecanismos para afrontar a nivel europeo asuntos como "la inmigración, la seguridad interior y exterior, y la energía".

Además, subrayan que la Presidencia alemana y las presidencias posteriores cuentan con su "pleno apoyo en la búsqueda de una solución satisfactoria que nos una a todos y sirva plenamente los intereses de la UE, sus estados miembros y sus ciudadanos". También explican que son conscientes de que para alcanzar este objetivo será necesario lograr un acuerdo aceptable para todos, por lo que se declaran dispuestos a escuchar con espíritu constructivo las propuestas de los dos países que han rechazado la Constitución -Francia y Holanda- y de los siete que aún no la han ratificado.

No obstante, en su discurso de inauguración de la cita, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha asegurado que "es previsible que fuera preciso el recurso a mecanismos de integración diferenciada o de cooperación reforzada para obtener un acuerdo".