Cuatro palestinos muertos y al menos 20 heridos en Ramala tras una operación del Ejército israelí

Otros seis perdieron la vida en Graza en enfrentamientos internos entre milicianos afiliados al movimiento Hamás y a los nacionalistas de Al Fatah

Cuatro palestinos han muerto en la ciudad cisjordana de Ramala, en una operación del Ejército israelí para capturar a milicianos, y otros seis perdieron la vida en enfrentamientos internos entre facciones en Gaza, según fuentes médicas y de la seguridad palestinas. El número de heridos se eleva a al menos 20 en Ramala y a 50 en la franja de Gaza.

El tiroteo en Ramala empezó cuando más de una docena de vehículos blindados penetraron en la ciudad en lo que el Ejército israelí describió como "una operación de rutina para detener a milicianos". Según testigos palestinos, el Ejército entró hasta el centro de Ramala con una excavadora, para poder demoler la casa en la que se encontraban los milicianos si resultaba necesario.

El alto el fuego concluido entre la Autoridad Nacional Palestina (ANP) e Israel no se aplica en Cisjordania, y la parte israelí ha condicionado su extensión a esa zona a que cesen los ataques con cohetes Al Qasam desde Gaza. No obstante, la operación conllevaba el riesgo de desencadenar disturbios, e iba en contra de una recomendación del Gobierno israelí para evitar ese tipo de confrontaciones multitudinarias. Coincidió, además, con una visita a Egipto del primer ministro israelí, Ehud Olmert, para hablar precisamente con el presidente Hosni Mumarak de una posible reunión con el presidente de la ANP, Mahmud Abás, para reactivar el proceso de paz.

Condena de Abbas

Fuentes palestinas llegaron a informar a periodistas en Ramala de que el presidente egipcio podía cancelar la conferencia que tenía prevista con Olmert en la localidad de Sharm el-Sheij, en el Sinaí, lo que finalmente no ocurrió. Olmert ha lamentado la muerte de civiles, pero defendió la necesidad de este tipo de acciones para combatir el terrorismo, mientras Mubarak condenó la acción, y advirtió de sus consecuencias para los esfuerzos de paz.

Desde Gaza, Abbas lamentó la operación del Ejército israelí diciendo que "demuestra que los llamamientos de Israel en favor de la paz y la seguridad son falsos". Además, advirtió de que estas "agresiones continuas sólo lograrán destruir los esfuerzos por lograr la paz".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Enfrentamientos entre Hamás y Al Fatah

En Gaza, ha continuado la violencia entre milicianos afiliados al movimiento islamista Hamas y a los nacionalistas de Al Fatah. Los choques comenzaron con un asalto de milicianos de Hamas al domicilio del jefe de la Seguridad Preventiva en el norte de Gaza y miembro de Al Fatah, Mohamd Gharib, que murió en el ataque.

Por su parte, el primer ministro Ismail Haniya, de Hamas, que ha regresado a Gaza de un peregrinaje a La Meca (Arabia Saudí), ha llamado a la cordura y aconsejó a las facciones que "empuñen los fusiles contra Israel, en lugar de combatir entre vosotros". "Resolvamos nuestras diferencias dialogando, no con las armas", ha agregado.

La ola de violencia entre los dos bandos, que representan a las principales fuerzas políticas en la población palestina, comenzó hace más de dos semanas, cuando Abás, de Al Fatah, dio por fracasados los esfuerzos por formar un gobierno de unidad nacional con Haniya, y anunció su intención de adelantar las elecciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS