Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Haniya llama a la unidad nacional tras los enfrentamientos entre facciones palestinas

Hamás acusa al presidente palestino de provocar una guerra civil

La amenaza de guerra civil planea sobre los territorios palestinos. Hamás ha acusado hoy al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de promover el conflicto armado entre las facciones, después de que seguidores de Al Fatah y Hamás se enfrentaran esta mañana a tiros en las ciudades de Ramala y Gaza, con el resultado de al menos una treintena de heridos. Tras los enfrentamientos, Haniya ha llamado a la unidad nacional.

El choque de las dos facciones se produce después de que Hamás acusara directamente a la policía de Abbas (de Al Fatah) de intentar asesinar al primer ministro, Ismail Haniya (de Hamas). El conflicto se desencadenó ayer por la tarde a raíz de una decisión del Gobierno israelí: cerró el puesto fronterizo de Rafah para impedir que el primer ministro palestino entrara en Gaza con 26 millones de euros cosechados en su gira por países de la zona. Israel quería impedir la entrada de dinero donado entre otros por Irán, con el objetivo de mantener la asfixia económica sobre el Gobierno de Hamás para forzar su caída. La reacción por parte de los milicianos de Hamás fue tomar al asalto el puesto de Rafah. Finalmente, Haniya logró cruzar la frontera sin el dinero y en ese momento se originó un tiroteo del que Hamás culpaba a la policía de Al Fatah. Hamás incluso acusaba al jefe de la policía de Abbas de intentar asesinar a Haniya.

Al Fatah ha negado estar detrás del tiroteo de anoche y el presidente Abbas ha expresado su pesar por los enfrentamientos, en los que murió un guardaespaldas de Haniya y resultó herido su hijo mayor.

Decenas de heridos

A pesar de que fuentes presidenciales han negado la autoría de Al Fatah, la situación ha originado violentos enfrentamientos en la zona. En protesta por los acontecimientos de ayer, esta mañana se ha organizado una manifestación en Gaza, en la que han participado al menos 100.000 simpatizantes de Hamás. La policía de Al Fatah ha reprimido a tiros la manifestación. En los enfrentamientos, han resultado heridas al menos 13 personas, en su mayoría militantes de Hamás. También ha habido protestas en Ramala, donde han resultado heridas al menos 32 personas por arma de fuego.

Un destacado líder de Hamás ha acusado al presidente Abbas de iniciar una guerra ordenando a sus fuerzas del orden disparar contra la manifestación. “¡Qué guerra estás iniciando, Mahmud Abbas, primero contra Dios y luego contra Hamás!”, ha dicho a los manifestantes de Gaza.

Por su parte, Haniya, que también ha hablado a los presentes, ha llamado a la “unidad nacional”, aunque ha evitado hacer un llamamiento explícito a la calma a sus simpatizantes. Además, ha afirmado, sin acusar a Al Fatah, que los que le atacaron anoche cuando entraba en la franja serán perseguidos por la ley. "Os llamo a que mantengáis la unidad nacional y la preservación de la sangre palestina. Permanezcamos unidos por el bien de la tierra liberada y los lugares santos", ha dicho el primer ministro, explicando que los que dispararon contra su comitiva lo hicieron desde tejados de edificios y de detrás de ventanas en plena oscuridad de la noche.

Las tensiones entre Hamás y Al Fatah están en su punto más complicado en años, tras el fracaso de las conversaciones para formar un Gobierno de unidad nacional que sea tolerable para las potencias occidentales y que reciba de nuevo las ayudas internacionales que fueron interrumpidas cuando Hamás accedió al Gobierno en enero tras décadas de control de Al Fatah.