El líder de Hezbolá pide calma a sus seguidores tras el asesinato del ministro libanés de industria

Beirut / Madrid - 23 nov 2006 - 23:42 UTC

El líder del movimiento chií libanés Hezbolá, el jeque Hasán Nasralá, ha pedido esta noche a sus partidarios que no llevan a cabo manifestaciones de protesta por los insultos contra su persona que se han proferido durante los funerales del asesinado ministro de Industria libanés, el cristiano Pierre Gemayel. En la tarde de ayer, una marea humana ocupó el centro de Beirut para participar en el funeral por Pierre Gemayel, muerto a tiros hace dos días en la capital libanesa. Gemayel, de 34 años, rechazaba la influencia de Siria en la vida social y política de Lïbano. Su multitudinaria despedida se ha convertido en un masivo rechazo a la injerencia del régimen de Damasco.

Más información

"No hay motivos para echarse a la calle. Comprendo lo que ha sucedido y hay que actuar con responsabilidad", dijo Nasralá en un mensaje grabado transmitido por la emisora de televisión Al Manar, órgano de Hezbolá. Antes del mensaje de Nasralá, un grupo de partidarios de Hezbolá bloqueó con neumáticos el bulevar que conduce al aeropuerto internacional Rafik Hariri de Beirut, aunque varios dirigentes del grupo chií se personaron en las zona y consiguieron que se despejara la vía. "Ha sido una reacción normal de la gente, pero en esta etapa delicada debemos calmarnos y respetar la sangre de los mártires", agregó Nasralá.

El asesinato de Pierre Gemayel ha agudizado aún más la crisis política libanesa, que mantiene paralizado el país debido a la división de las fuerzas políticas en dos vertientes que parecen irreconciliables, pro y anti-sirios. Al término de los funerales, y ante cientos de miles de personas, el líder druso, Walid Yumblat; el suní Saad Hariri y el cristiano Samir Yeayea, entre otros, defendieron el establecimiento de un tribunal internacional que juzgue a los asesinos del ex primer ministro Rafic Hariri, en febrero de 2005, unos hechos que dividieron el país en dos campos casi irreconciliables.

Acusaciones contra Siria

Estos líderes, miembros de la coalición anti-siria Fuerzas del 14 de Marzo, consideran que Siria y sus aliados en Líbano, a cuya cabeza colocan al movimiento chií Hezbolá y al presidente Lahud, están detrás de los asesinatos de Geyamel, Hariri y de otras personalidades críticas con la influencia siria en Líbano, que han sido asesinadas en los últimos dos años. "Rechazamos el oscurantismo, el sistema dictatorial y la esclavitud. Demandamos la justicia y el establecimiento de un tribunal internacional", afirmó Yumblat ante los cientos de miles de personas que se congregaron en el exterior de la catedral de San Jorge de Beirut, donde se celebró el funeral por Gemayel. Por su parte, Samir Yeayea manifestó que "la historia juzgará a Lahud y a sus amigos por las tragedias y crímenes. Llevará tiempo, pero llegará".

Desde temprano, centenares de miles de personas se congregaron ayer en la Plaza de los Mártires de Beirut, también llamada "Plaza de la Intifada de la Independencia", delante la catedral San Jorge en medio de fuertes medidas de seguridad. Tras una tribuna protegida con cristales blindados, los dirigentes libaneses pidieron a los presentes que permanezcan unidos frente a las continuas amenazas. "Nuestra unión es más fuerte que las armas, los criminales y el terrorismo", dijo Saad Hariri, que abandonó la tribuna para saludar a los presentes.

"La mecha de la intifada"

En su alocución, el padre del difunto, el ex presidente libanés Amin Geyamel, declaró: "La muerte de Rafik Hariri prendió la mecha de la intifada y hoy afirmamos que la segunda ha comenzado y que no cesará hasta llegar a la verdad a través de un cambio total, comenzando por la cabeza, es decir, por la elección de un nuevo presidente".

En una aparición televisiva, el primer ministro libanés, Fuad Siniora, relacionó el sesinato de Gemayel con la clave del conflicto que enfrenta al gobierno con Hezbolá: la pretensión de que un tribunal internacional investigue la muerte de Hariri. Siniora ha pedido a los ministros de su Gobierno que duerman en un edificio del Gobierno durante el tiempo que ocupen sus carteras, por temor a más asesinatos políticos, según informaba ayer el diario árabe Al Quds al Arabi.

Un coche de seguidores del partido del ministro libanés de Industria, Pierre Gemayel, pasa por encima de un poster del presidente sirio Bashar al-Achad.
Un coche de seguidores del partido del ministro libanés de Industria, Pierre Gemayel, pasa por encima de un poster del presidente sirio Bashar al-Achad.REUTERS
El ataud de Pierre Gemayel, con una bandera libanesa encima, es llevado hacia la Catedral de San Jorge, en Beirut.
El ataud de Pierre Gemayel, con una bandera libanesa encima, es llevado hacia la Catedral de San Jorge, en Beirut.AP

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50