Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conflicto palestino entra en el universo virtual

Un periodista en busca de la noticia protagoniza el videojuego 'Conflicto Global: Palestina'

Los videojuegos de temática política están de actualidad en el mercado internacional. El último en llegar es Conflicto Global: Palestina, un juego donde su personaje principal, un periodista, tendrá que recorrer virtualmente Israel y Palestina para conseguir su noticia. Durante el desarrollo de la acción, el jugador tendrá que caminar alrededor de una ciudad que se parece a Jerusalén e interactúar con la población. Al tiempo que el conflicto se intensifica, la situación se complica cada vez más y expone algunas de las razones por las cuales la violencia aumenta.

Simon Egenfeldt-Nielsen de Juegos Interactivos Serios, empresa creadora del juego, explica que "uno puede tomar un ángulo pro palestino, una perspectiva equilibrada o una posición a favor de Israel", y que "el juego apela a la experiencia personal, a las emociones".

Diferentes perspectivas

Conflicto Global: Palestina, que será lanzado a principios de 2007, sigue la línea del juego de Darfur está muriendo, concebido por el canal de música MTV. Este juego online apareció en Internet a principios de este año y ya ha tenido 700.000 jugadores en su primer año. Además, después de su aparición, cientos de jugadores enviaron correos electrónicos a distintos políticos para exigir una acción para detener la crisis humanitaria en Darfur.

Por ello, los creadores de Conflicto Global: Palestina, creen que jugar es la forma más efectiva de enseñarle a las personas situaciones complejas y mantenerlos comprometidos con la realidad. Por esta razón, esperan que el juego no sólo llegue a jugadores maduros, sino también al mercado escolar.

Visión simplista

Ante la aparición de nuevos juegos de temática política, Sheila Moorcrofot, una investigadora futurista radicada en el Reino Unido, ha advertido del riesgo que tienen este tipo de juegos ya que cierto tipo de personas podría sentir que hacer de un conflicto un juego es una forma de "trivializarlo".

Sin embargo, reconoce que la política tradicional no motiva a las personas más jóvenes, lo cual convierte a estos juegos en formas nuevas y alternativas de transmitir información porque "esto convierte a los juegos en buenas plataformas para explorar un tema complejo", además de que "lo que está en los medios de comunicación de hoy es atroz y simplista. Son titulares y citas cortas" y con este tipo de juegos "la gente no tiene la oportunidad de ahondar en las complejidades del conflicto".

Como ejemplo pone ,precisamente, el caso del juego Darfur está muriendo donde "uno recoge agua y, para ello, usa las flechas y la barra espaciadora para esconderse de los patrulleros. De repente, uno se da cuenta -lo cual realmente sucedió porque la gente empezó a llamar- que esto es real, que va en serio" y "de esa manera, uno está entrando en la realidad de alguien".