Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Corea del Norte desafía al mundo

Corea del Norte rechaza la resolución de la ONU y acusa al Consejo de usar "métodos de gángster"

El texto pactado, aprobado por unanimidad, recoge la eliminación de todo el armamento nuclear del país asiático y descarta cualquier intervención militar

Naciones Unidas / Washington
Los miembros del Consejo de Seguridad votan la resolución contra Corea del Norte.
Los miembros del Consejo de Seguridad votan la resolución contra Corea del Norte. AP

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado este sábado por unanimidad una resolución que impone sanciones comerciales y armamentísticas a Corea de Norte por realizar su primera prueba atómica, pero excluye la opción militar. La resolución fue leída por el presidente de turno del Consejo, el embajador de Japón, Kenzo Oshima, antes de su adopción por los quince estados miembros del máximo órgano de decisión de la ONU.

Mientras se negociaba el documento en el Consejo de Seguridad, Washington ha hecho público un informe de sus servicios de inteligencia, que aseguran haber detectado indicios de radioactividad en la zona de la prueba nuclear norcoreana, según ha informado la cadena de noticias norteamericana CNN.

El texto suaviza las inspecciones de los barcos que salen o van con destino al país asiático que figuraban en una versión redactada por EE UU que circulaba ayer por el organismo. En la resolución finalmente aprobada, esa provisión se deja al albedrío de los países que pudieran ser afectados, y en su aplicación se excluye todo recurso militar. En el documento se aminora también el embargo de los productos químicos en los flujos comerciales con el régimen de Pyongyang, la otra exigencia presentada por China, vecino y principal aliado de Corea del Norte, para apoyar el documento.

Ambas condiciones fueron hasta el último minuto objeto de negociación, después de que el embajador chino en la ONU, Wang Guangya, se mostrara contrario a medidas que perjudiquen a los países limítrofes y "puedan afectar la estabilidad de la región". Guangya expresó la necesidad de evitar "provocaciones" que disparen la espiral de tensión con Corea del Norte, que había advertido previamente que consideraría una "declaración de guerra" la aprobación de sanciones por el Consejo de Seguridad.

Rechazo norcoreano

La advertencia fue reiterada por el embajador de Corea del Norte en la ONU, Pak Gil Yon, tras la adopción de la resolución. "La República Popular Democrática de Corea rechaza como injustificable la resolución 1718 y si EE UU aumenta su presión lo considerará una declaración de guerra y continuará tomando medidas de respuesta", dijo Pak Gil Yon en una intervención en el Consejo. El embajador norcoreano ha acusado también al Consejo de Seguridad de utilizar "métodos de gángster".

La resolución exige que el régimen de Pyongyang suspenda manera inmediata sus actividades nucleares, y prohíbe la venta o transferencia a Corea del Norte de cualquier tipo de material relacionado con armas "no convencionales". También contempla el bloqueo aéreo a ese país e impide la exportación de artículos de lujo al régimen de Pyongyang, además de incluir el bloqueo de las cuentas en el extranjero de los dignatarios de Corea del Norte.

En el documento se exige que el país asiático reanude sin reservas ni condiciones previas las conversaciones a seis bandas -las dos Coreas, China, Rusia, EE UU y Japón- sobre su programa atómico, suspendidas desde noviembre del 2005. Y se insta a que acate de inmediato el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Medidas contra Teherán

EE UU quería que la adopción de las sanciones se produjera al tiempo que la proclamación ayer del nuevo secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon, cuyo proceso de elección ha coincidido en su último tramo con los planes nucleares norcoreanos. Washington no ha logrado ese propósito por la exigencia de Pekín -y en menor medida de Moscú- de rebajar las medidas punitivas, lo que ha aplazado por algunas horas su aprobación.

La resolución contra Corea del Norte durante este fin de semana permite, no obstante, al gobierno estadounidense preparar con margen su campaña para tratar de que el Consejo de Seguridad adopte a continuación medidas contra el régimen de Teherán. EE UU pretende que la presunta intención de Irán de acceder al armamento atómico sea revisada ya la próxima semana en el Consejo para la adopción también de sanciones contra ese país.

"Hoy hemos mandado un claro mensaje a Corea del Norte, y a quienes quieren la proliferación [de armas nucleares], de las serias repercusiones que tienen sus programas de armamento de destrucción masiva", afirmó el embajador de EE UU en la ONU, John Bolton. El diplomático estadounidense hizo esa declaración tras expresar su satisfacción por la resolución contra el régimen de Pyongyang.

Bush: "claro mensaje a Corea del Norte"

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha elogiado la resolución de la ONU que, según el mandatario, envía "un claro mensaje al líder de Corea del Norte sobre su programa de armas nucleares". Bush ha destacado que la resolución, que ha calificado de "rápida y dura", muestra que el mundo está "unido" en la determinación de mantener una península coreana sin armas nucleares y de impedir que Pyongyang siga adelante con sus ambiciones en ese ámbito.

El mensaje que la comunidad internacional ha lanzado hoy "dice al líder norcoreano que el mundo está unido en nuestra oposición a sus planes nucleares", ha insistido el presidente de EE UU. Bush también ha querido lanzar su propio mensaje al presidente norcoreano, Kim Jong Il, al afirmar que "si el líder de Corea del Norte pone fin a sus programas nucleares de forma verificable, EE UU y otras naciones estarían dispuestos a ayudar al país a recuperarse económicamente".

Más información