Violentas protestas en Costa de Marfil contra el vertido tóxico de un petrolero

El gigantesco puerto de Abidján, la capital política y comercial de Costa de Marfil, ha vivido esta mañana violentas protestas de la población contra el anunciado depósito de los restos de un vertido tóxico en una fábrica del puerto. Los manifestantes, que han lanzado piedras, han quemaron neumáticos y han levantado barricadas en las calles principales del recinto, exigen al Gobierno que saque del país cuanto antes los restos venenosos de mercaptano, un residuo de la refinería de nafta. La carga llegó el 19 de agosto a Abidján a bordo del barco Probo Koala, que en este momento está detenido en Estonia sujeto a una investigación internacional.

Al menos tres centenares de policías, antidisturbios y soldados han sofocado la revuelta con tiros al aire y gases lacrimógenos. Los enfrentamientos han durado más de dos horas, y se suman a las protestas que en septiembre pasado originaron la dimisión del Gobierno, que apenas dos semanas después volvió al poder con mínimos cambios.

Los restos tóxicos fueron diseminados en dos decenas de vertederos por la empresa local Tommy, que fue contratada por el dueño de la carga tóxica, la multinacional petrolífera Trafigura. Tommy carecía de la especialización necesaria para tratar residuos de ese tipo. El chapapote traído por Trafigura a Abidján venía de Holanda, donde la empresa se negó a pagar un precio que consideró excesivo. Tommy hizo el trabajo sucio por 35 dólares el metro cúbico. El dueño de Tommy, dos altos directivos de Trafigura y cuatro implicados más llevan tres semanas en la cárcel de Abiján.

La masa venenosa es negra con brillos amarillos y huele a ajo y gasolina. Ayer, algunas zonas del puerto de la ciudad despedían ese mismo aroma, fuerte y fétido. Un canal del Puerto también está contaminado y aún no ha sido limpiado. Según los análisis de un laboratorio oficial marfileño, la pasta tóxica contiene altos niveles de mercaptano, una sustancia altamente peligrosa para la salud, y sulfuro de hidrógeno, un gas cuya inhalación resulta mortal. Ocho personas han muerto, decenas más han sido hospitalizadas y al menos 80.000 afectados más han colapsado los centros de salud de la capital desde que empezó la crisis.

La empresa francesa Trédi, contratada por el Gobierno marfileño para recuperar y devolver a Europa las más de 400 toneladas tóxicas que Trafigura confesó haber dejado en Abiján, lleva 22 días limpiando residuos en al menos 18 puntos distintos de la ciudad. Los vertidos líquidos son almacenados en cisternas para camión; los sólidos se depositan en sacos de plástico y contenedores especiales. La empresa ha reunido ya más de 1.000 toneladas de residuos, según decía a mediodía su portavoz, Henri Petitgand, a este diario. "Ahora estamos a la espera de que llegue el barco especial que debe llevar los residuos a Europa", añadió. "Probablemente estará aquí a fin de mes". El problema es que la paciencia de los habitantes de Abiján parece ya agotada.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS