Ocho muertos y 100 heridos en enfrentamientos entre Hamás y Al Fatah en Gaza

Dos activistas del brazo armado de Al Fatah secuestran a un ministro del Gobierno de Hamás

El presidente palestino, Mahmud Abbas, ha exhortado a la población palestina a mantener la calma, después de los enfrentamientos registrados este domingo en Gaza entre militantes de Hamás, actualmente en el Gobierno, y Al Fatah, que han dejado ocho muertos y más de 100 heridos. Dichos enfrentamientos empezaron después de que el ministro de Interior palestino enviase a la Fuerza Auxiliar, leal a Hamás, para disolver a los manifestantes de Al Fatah, que protestaban por el impago de sus salarios.

Además, fuentes de seguridad del Gobierno palestino informaron de que dos activistas de las Brigada de los Mártires de Al Aqsa, brazo armado de Al Fatah, habían secuestrado al ministro de Prisioneros de Hamás, Wasfi Qabha, cuando circulaba con su coche por Ramala, Cisjordania. Sin embargo, poco después de estas información el ministro en cuestión desmintió haber sido secuestado.

Abbas condena

En un discurso difundido por televisión, Abbas también ha indicado que está preparado para reanudar las negociaciones con Hamás sobre la formación de un gobierno de unidad nacional palestino. Sobre los choques ocurridos en Gaza, el presidente de la ANP ha dicho: "Este tipo de enfrentamientos han cruzado la línea roja, que hemos tratado de no cruzar durante décadas". El presidente palestino condenó los actos de violencia "en los términos más duros" y ordenó abrir una investigación oficial sobre los sucesos ocurridos tanto en Gaza como en Ramala, donde milicianos de Al-Fatah, causaron un incendio en la sede del Parlamento.

Anteriormente, el primer ministro palestino, Ismail Haniya, había defendido la decisión de su ministro del Interior de desplegar por las calles de Gaza la denominada Fuerza Auxiliar, leal a Hamás, para disolver manifestaciones de los funcionarios públicos. "La decisión era necesaria y urgente para restaurar la calma y la seguridad en las calles palestinas", ha afirmado el primer ministro y líder de Hamás en una rueda de prensa celebrada en Gaza.

Durante la jornada han muerto ocho palestinos y más de 100 han resultado heridos en violentos incidentes armados registrados en distintos puntos de Gaza, y que han seguido a una manifestación de miembros de los organismos de seguridad que protestaban por el impago de sus salarios. Los miembros de la fuerza leal a Hamás, de carácter paramilitar, han empleado armas de fuego, lanzaderas antitanque y granadas para disolver la protesta, en la que se han enfrentado a milicianos armados del movimiento Al-Fatah, que preside Mahmud Abbas. Gran parte de estos manifestantes exigen al Ejecutivo palestino que pague o dimita de sus funciones, pues esta situación acucia al funcionariado palestino desde que el grupo islámico accedió al Gobierno hace seis meses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Varios meses sin cobrar

Unos 165.000 funcionarios y miembros de los organismos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) llevan meses sin cobrar sus sueldos debido al boicot de la comunidad internacional al Gobierno de Hamás, al que se exige que reconozca a Israel, renuncie a la violencia y acepte los acuerdos entre israelíes y palestinos.

"El Gobierno se ha mantenido cauto y ha guardado la calma y la paciencia. Ha tratado de evitar en todo momento reaccionar pese a la oleada de acusaciones, protestas, huelgas y manifestaciones durante más de un mes", ha indicado Haniya, en alusión a las huelgas declaradas por numerosos empleados del Gobierno a principios del mes pasado. El primer ministro palestino ha mencionado que el nivel de las protestas y huelgas ha ido demasiado lejos "cuando los manifestantes abrieron fuego y violaron la ley. Esas prácticas nunca serán aceptadas o respetadas por el pueblo".

Según Haniya, "las instrucciones y órdenes dadas [a la fuerza de seguridad creada por Hamás] fueron muy claras y si los organismos de seguridad desean protestar, deben respetar la ley, pero ellos no lo hicieron y emplearon sus armas e hicieron cundir el caos". En declaraciones previas a medios de comunicación en Gaza, Haniya apeló a todos los ciudadanos a "que abandonen sus diferencias, especialmente en momentos en los que enfrentamos una intensificación de la violencia por las fuerzas de ocupación, que amenazan con aumentar la intensidad de sus agresiones".

Un seguidor de Al Fatah lucha contra un miembro de las fuerzas de seguridad palestinas en Ramala.
Un seguidor de Al Fatah lucha contra un miembro de las fuerzas de seguridad palestinas en Ramala.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS