Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Exculpado por la ley electoral

Un brasileño, acusado de matar a su madre, queda en libertad gracias a la ley electoral, que determina que ningún elector puede ser detenido una semana antes de los comicios

Un estudiante brasileño de 23 años ha quedado libre después de confesar a las autoridades que contrató a dos pistoleros para asesinar a su madre. Adriano Saddi Oliveira se ha beneficiado por la legislación electoral brasileña, que determina que ningún elector puede ser detenido una semana antes de las elecciones, a no ser que sea sorprendido en la consumación del crimen o que tenga en su contra una condena previa.

Según su declaración, Saddi Oliveira pagó 40.000 reales (unos 18.350 dólares) a dos hombres para asesinar a su madre, la empresaria Marissa Saddi, de 46 años. El hijo de la víctima fue detenido el jueves en Sao Paulo junto con el conductor de la familia, que, según las investigaciones, intermedió en la contratación de los sicarios.

Para las elecciones de este año, el beneficio de la ley electoral empezó a regir el 26 de septiembre y se extenderá hasta el 3 de octubre, 48 horas después de los comicios. "Ellos podrán huir, si quisieran. No tenemos cómo vigilarlos", ha reconocido el comisario Cosmo Stikovics, del Departamento de Investigaciones sobre Narcóticos (Denarc), de Sao Paulo.

Marisa Saddi, propietaria de varios inmuebles y concesionarias de vehículos en la periferia de Sao Paulo, fue asesinada a tiros el 27 de junio pasado. Según las investigaciones, la víctima había dado grandes sumas de dinero al novio y el hijo decidió ordenar su asesinato para impedir que "dilapidase el patrimonio de la familia".

Un total de 125,913 millones de brasileños están convocados a las urnas este domingo para proveer 1.627 cargos. Además de la Presidencia de la República están en juego 1.035 escaños de diputados estatales, 24 de diputados de distritos, 513 de diputados federales, 27 de senadores y 27 de gobernadores.