Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey de Tailandia nombra al líder golpista jefe del consejo provisional de gobierno

Los militares aseguran que dirigirán el país hasta las elecciones del próximo año

El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, ha aprobado hoy el nombramiento como máximo jefe del consejo provisional de gobierno al general Sondhi Boonyaratglin, el militar que encabeza el golpe de Estado que destituyó anoche al primer ministro, Thaksin Shinawatra. Los golpistas aseguran que el gobierno interino permanecerá un año en el poder y que convocarán elecciones en octubre de 2007. Antes de los comicios se reformará la Constitución, que tendrá que ser aprobada en referéndum. Mientras, Thaksin y un pequeño grupo de acompañantes han llegado a Londres para reunirse con sus familiares, trasladados a su lujosa mansión de la capital británica tras el golpe de Estado, según ha confirmado el ministro de Asuntos Exteriores británico.

CLAVES

La Dirección General de Asuntos Consulares atiende las llamadas de españoles en los números:
• 679187752 | • 618522434
• 629351780 | • 629351057

El nombramiento ha sido comunicado a la nación mediante un mensaje oficial emitido por la televisión, casi 24 horas después de que soldados y carros de combate cercaran la sede del gobierno en Bangkok para consolidar el golpe de Estado. "Con el propósito de fomentar la paz en el país, el Rey ha nombrado al general Sondhi Boonyaratglin jefe del Consejo Administrativo para la Reforma", dice el mensaje. El comunicado también pide a los tailandeses que mantengan la calma y recuerda a los funcionarios la obligación de cumplir las instrucciones del Consejo encabezado por Sondhi. Este general y un grupo de jefes de las Fuerzas Armadas tomaron anoche el control del país, declararon la ley marcial, anularon la Constitución y disolvieron el Parlamento, el Gobierno y el Tribunal Constitucional.

El Rey, pese a sus 78 años de edad y su delicado estado de salud, continúa siendo el hombre con mayor poder e influencia del país, como así ha quedado demostrado en todas las crisis que el reino tailandés ha vivido desde que fue entronizado, hace seis de décadas. La cúpula militar ha reiterado lealtad la monarca tailandés, quien hoy los ha recibido en audiencia. Tras la cita, Boonyaratglin ha declarado que cuenta con el respaldo del monarca. Los pasos que están dando los golpistas, la creación de un gobierno interino encabezado por un burócrata cercano a la Corona y la celebración de elecciones en el plazo de un año, octubre de 2007, son muy similares a los que siguieron los lideres militares de la asonada de 1991.

Crisis política

Este mismo mes, Shinawatra intentó sin éxito apartar a jefes militares leales al general Sondhi. En sus primeras declaraciones a la prensa, Boonyaratglin ha señalado que llevarán ante la Justicia a aquellos que hayan cometido ilegalidades durante el Gobierno de Shinawatra, la que han acusado de corrupción, nepotismo, de haber causado una división sin precedentes en la sociedad y de deslealtad a la Corona. "Hemos hecho esto [el golpe] a petición de muchos sectores. En este país existe el deseo de desarrollar un sistema democrático", ha dicho Sondhi en una reunión con diplomáticos extranjeros. El líder golpista ha afirmado que el primer ministro y los miembros de su Gabinete pueden regresar a Tailandia, aunque ha advertido de que serán sometidos a una investigación.

Thaksin suspendió el discurso que tenía previsto pronunciar ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York y tomó un vuelo chárter ruso con destino a Londres, junto al viceprimer ministro, Surakiart Sathirathai; su portavoz, Surapong Suebwonglee; y su asistente personal, Padung Limcharoenrat. Thaksin, un multimillonario de 56 años, se enfrenta desde hace meses a una crisis política y popular. Desde principios de año se han encadenado las protestas en las calles contra el primer ministro, al que acusan de corrupción. En abril, convocó elecciones legislativas para refrendar su gestión. Los tres principales partidos de la oposición boicotearon los comicios, que se interpretaron como un referendo sobre su gestión al afirmar el primer ministro que dimitiría si su partido Thai Rak Thai no lograba el 50% de los votos. Las elecciones fueron declaradas no válidas, y estaban por repetirse en breve.

Los golpistas han declarado la jornada de hoy día festivo, por lo que la calma es la nota dominante del país, con los colegios, los bancos y los organismos oficiales cerrados. La Embajada española en Tailandia ha asegurado que no existe peligro para los españoles que se encuentran en este momento en el país. "No hay, ni ha habido peligro para las personas. Fuera del ámbito político, todo está controlado", ha declarado el embajador, Juan Manuel López Nadal, que ha indicado que los españoles que se encuentran en este momento en el país, 420 registrados y más de un millar de turistas, no tienen nada que temer. Sin embargo, aconseja que, en la medida de lo posible, eviten salir de noche.

Annan rechaza el Golpe de Estado

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha pedido calma a la población tailandesa ante el golpe de Estado, y ha asegurado que las Naciones Unidas no apoyan ningún cambio de gobierno que no sea democrático. En declaraciones recogidas por la CNN, Annan ha reconocido que no tenía "todos los detalles" de lo que ocurría en el país asiático, si bien podía decir que rechaza todo cambio gubernamental que no provenga de las urnas.

Annan ha señalado que "como ha dicho la Unión Africana, por ejemplo, no apoyamos a aquellos que llegan al poder a punta de pistola. No tengo todos los detalles, pero lo que ha ocurrido no es una práctica que tengamos que alentar". El secretario general de la ONU ha recomendado al pueblo tailandés que mantenga la calma, y ha recordado que en el pasado ha sido capaz de construir una "democracia y unas instituciones sólidas, bajo el liderazgo del rey del país". "Estoy seguro de que serán capaces de restaurar las instituciones y de regresar al sistema democrático tan pronto como sea posible".

Más información