Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La derecha sueca obtiene una victória histórica tras 12 años de gobiernos socialdemócratas

El socialdemócrata Goeran Persson reconoce su derrota y presenta su dimisión ante el presidente del Parlamento

La Alianza por Suecia, coalición de centro-derecha liderada por el conservador Fredrik Reinfeldt, logró ayer un triunfo histórico en las elecciones legislativas y puso fin a doce años de gobierno socialdemócrata. El primer ministro sueco, Goeran Persson, ha presentado esta tarde su dimisión ante el presidente del Parlamento, Bjoern von Sydow, tras diez años al frente del Gobierno y del Partido Socialdemócrata. Escrutado casi el 99% de las papeletas, la Alianza obtuvo el 48,1% de los votos, frente al 46,2% del bloque de izquierda.

El Partido Socialdemócrata logró el 35,2%, 4,7 puntos menos que en las elecciones de 2002, mientras sus aliados del Partido de la Izquierda y el del Medio Ambiente lograron el 5,8 y el 5,2%, respectivamente. El Partido Moderado (conservador) de Reinfeldt fue el gran triunfador de las elecciones al subir 11 puntos y alcanzar el 26,1% de los votos. La participación alcanzó el 80,4 por ciento, 1,3 puntos por encima de los comicios de 2002.

La diferencia entre ambos bloques es sensiblemente menor a la apuntada por los primeros sondeos electorales difundidos tras el cierre de los colegios electorales, a las 18.00 (las 20.00, hora peninsular española), que apuntaban a un triunfo de la oposición por 4,1 puntos en el canal público SVT, y por 1,9 en el canal privado TV4.

El líder del Partido Moderado, Fredrik Reinfeldt, ha proclamado el triunfo de la opositora Alianza de centro-derecha. Reinfeldt, de 41 años y que asumió el liderazgo en 2003 tras la debacle electoral de su partido, ha destacado el triunfo del centro-derecha como el de un equipo que ha sabido presentar una verdadera alternativa de gobierno y se ha felicitado por haber conseguido "el mejor resultado de un partido de centro-derecha en los tiempos modernos y el mayor avance de un partido en la historia de Suecia".

Retirada

Persson, que ya anunció ayer que convocaría un congreso extraordinario del partido para marzo y allí dejaría el liderazgo, ha explicado que conservaría hasta entonces su acta de diputado en el Parlamento, pero no ha aclarado lo que hará después.

"Es extraño estar aquí ahora, pero prefiero abandonar tras una derrota electoral diciendo que Suecia está en mejor situación que muchos otros", ha dicho el líder socialdemócrata. Además, ha negado que la derrota del bloque de izquierda se deba a que habló poco de la política laboral y ha destacado que el Partido Socialdemócrata había hecho su peor resultado cuando el paro era más bajo y viceversa.

El ya dimitido primer ministro no ha querido señalar tampoco a ningún sucesor para el cargo que ha ocupado durante una década, pero sí que ha aclarado cómo pensaba que debía llevarse a cabo el proceso. "Debe ser limpio, justo y abierto, con campaña electoral y diálogo con las organizaciones del partido. Tiene que haber muchos representantes elegidos, 350 en la Casa del Pueblo. Entonces, todo saldrá bien", ha dicho.