Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU esperará hasta mediados de septiembre para adoptar sanciones contra Irán

El embajador británico asegura que el Consejo debe esperar a recibir el informe de la OIEA

El Consejo de Seguridad de la ONU esperará al menos a mediados de septiembre antes de dar pasos relacionados con su amenaza de castigar a Irán si ese país incumple un plazo para detener sus actividades de enriquecimiento de uranio, según ha afirmado este martes el embajador británico en Naciones Unidas, Emyr Jones Parry. El plazo otorgado a Irán por el Consejo vence mañana y pocos esperan que Teherán cumpla con las exigencias. Las autoridades iraníes sostienen que sus actividades nucleares tienen únicamente fines civiles y pacíficos.

Las declaraciones de Jones Parry parecen descartar la amenaza inmediata de sanciones a Irán si el país no acata las demandas planteadas por el Consejo de Seguridad en una resolución adoptada a comienzos de este mes. Irán ya ha señalado que rechazaría el plazo. Los cinco miembros permanentes del Consejo -EE UU, Rusia, China, Francia y Reino Unido- y Alemania ya habían presentado a Irán, a comienzos del pasado junio, un paquete de ofertas con atractivos incentivos tecnológicos a condición de que abandonase su programa nuclear.

Jones Parry ha indicado que, antes de que el Consejo de Seguridad pueda actuar, necesita recibir un informe de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA)sobre el eventual incumplimiento de Irán. "Una vez que tengamos el reporte de la agencia y la oportunidad de discutir esto, las capitales de nuestros países tendrán una visión más clara de cómo debe ser resuelto esto, pero yo esperaría que la actividad se reanude hacia mediados de septiembre", ha explicado Jones Parry.

Otro obstáculo para emprender medidas con celeridad es la redacción que se daría a la resolución. Rusia, cuyo apoyo a las sanciones resulta esencial por ser miembro pemanente del Consejo, ha recomendado públicamente paciencia con Irán, un indicio de que se negaría a apoyar las propuestas estadounidenses.