Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Guerra en Oriente Próximo

Hezbolá ataca el corazón de Israel con cohetes de largo alcance

Los bombardeos israelíes llegan a la frontera de Líbano con Siria y matan a 28 civiles.- Israel planea ampliar la zona de seguridad para frenar la lluvia de misiles

Jerusalén / Beirut / Caracas

Varias explosiones se han registrado esta noche en la ciudad israelí de Hedera, situada a unos 40 kilómetros al norte de Tel Aviv, al parecer por el impacto de cohetes de largo alcance disparados por la milicia chií Hezbolá. Medios de comunicación israelíes informan de que no se han registrado víctimas a causa de los ataques, los más alejados de la frontera israelo-libanesa registrados hasta la fecha desde el inicio de las hostilidades el pasado 12 de julio. Según el Canal 10 de la televisión israelí, dos de los cohetes han caído en zonas deshabitadas de la ciudad y un tercero en una comunidad rural vecina.

La Resistencia Islámica, brazo armado de Hezbolá, también ha anunciado hoy que ha bombardeado el cuartel general de las Fuerzas Aéreas de Israel en el norte de dicho país, según informa la televisión por satélite qatarí Al Yazira. La noticia, sobre la que el canal árabe no ha proporcionado más detalles, no ha sido confirmada ni desmentida por el Ejército israelí.

Por su parte, el Ejército israelí sigue avanzando por territorio libanés y ya ha llegado a la frontera con Siria, donde ha lanzado un ataque contra una zona agrícola. Al menos 28 civiles han perdido la vida y decenas de personas han resultado heridas en este ataque. Fuentes de seguridad han explicado a la televisión libanesa que hay más de 30 muertos y aseguran que el blanco de los aviones israelíes fue un camión cargado de fruta.

El ataque ha tenido lugar a plena luz del día en la localidad de Qaa, situada a unos 50 kilómetros al noroeste de la antigua ciudad romana de Baalbeck, en pleno corazón del valle de la Bekaa, uno de los principales bastiones del grupo Hezbolá. Los testigos presenciales aseguran que la mayoría de las víctimas son kurdos y sirios, que se encontraban cargando el camión de frutas y hortalizas.

Además, fuentes del Ejército hebreo aseguran que varios misiles disparados por Hezbolá fallaron en sus objetivos, que eran ciudades del norte de Israel y cayeron en Siria. Según un portavoz militar, los misiles, lanzados desde el sur de Líbano, se desviaron hacia los Altos del Golán, territorios en su mayoría controlados por Israel tras la guerra de 1967 y que reclama Siria.

Israel ha llevado hoy la guerra a las regiones septentrionales e Líbano, zonas que hasta el momento se habían mantenido alejados del frente de combate, y ha destruido cuatro viaductos estratégicos que aíslan la capital del norte del país. En los ataques, la mayoría provocados en la autopista que une Beirut y la ciudad de Trípoli -camino del único paso aún abierto en la frontera con Siria- han muerto al menos cuatro personas y decenas han resultado heridos.

Los ataques se producen pese a la advertencia lanzada ayer por el líder de Hezbolá, Hassán Nasralá, que ayer afirmó que si Israel "ataca nuestra capital, nosotros atacaremos la suya" (en alusión a Tel Aviv). El ministerio de Defensa israelí aseguró que si tal ataque se produce, destruirán todas las infraestructuras de Líbano.

Duros combates en el sur

En el sur del país, los combates entre los milicianos de Hezbolá y el ejército israelí se recrudecen día a día. Hoy, al menos cinco activistas han muerto, mientras que la televisión por satélite Al Arabiya ha informado de la muerte de cinco soldados israelíes. Israel trata ahora de expandir -de seis a 15 kilómetros- la zona de seguridad al norte de su frontera, para evitar el lanzamiento de misiles de Hezbolá sobre su territorio, pero los 10.000 soldados desplegados tienen que pelear ferozmente con la guerrilla por cada zona o aldea que pretenden controlar.

Los milicianos atacan los blindados israelíes con artefactos colocados en las vías y con fuego de mortero y antitanque, además de disparar a la infantería con armas ligeras. También lanzan misiles Katiusha contra las poblaciones del norte de Israel. Mientras, el ejército hebreo bombardea con sus aviones o con su artillería las posiciones de la guerrilla. Todo el sur de Líbano en torno a la frontera es un campo de batalla: los aviones israelíes han lanzado al menos 100 ataques sobre posiciones de Hezbolá esta mañana.

Irán pide "la eliminación" de Israel y Chávez retira a su embajador

El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad ha vuelto a lanzar durísimas amenazas contra Israel. Según ha afirmado este jueves, aunque "el verdadero remedio al conflicto [en Líbano] es la eliminación del régimen sionista", se impone ahora "un alto el fuego inmediato". Estas declaraciones han sido pronunciadas en Malaisia, donde Ahmadineyad participa en una reunión del comité ejecutivo de la Conferencia Islámica.

Su homólogo venezolano -con quien se reunió precisamente la semana pasada- se ha posicionado también en el conflicto: Hugo Chávez ha ordenado la retirada del embajador de Venezuela en Israel por su rechazo al "genocidio" que, a su juicio, ese Estado "comete" contra los pueblos libanés y palestino. Chávez también ha condenado que EE UU se haya "negado a permitir que el Consejo de Seguridad" de Naciones Unidas "tome alguna decisión para frenar el genocidio que Israel está cometiendo contra los pueblos palestino y del Líbano".

Más información