Israel ataca los suburbios del sur de Beirut y vuelve a bombardear el único aeropuerto de Líbano

Dos cohetes, que el Ejército israelí atribuye a Hizbulá, han alcanzado la ciudad de Haifa, puerto más importante de Israel, sin causar víctimas

Jerusalén / Stralsund - 13 jul 2006 - 20:43 UTC

Israel ha vuelto a atacar esta noche el aeoropuerto internacional de Beirut. El aeródromo, el único del país, ha estado cerrado desde esta mañana, después de que atacaran sus pistas como parte de una ofensiva contra las zonas del sur de la capital controladas por milicianos de Hezbolá. Pero el ejército hebreo también ha atacado esta zona por el mar, lanzando tres proyectiles contra el barrio Usai, al sur de Beirut.

Más información

Los barcos de guerra israelíes están lanzando proyectiles contra zonas próximas al aeropuerto internacional Rafia Hariri. Según la cadena de televisión Futuro, esta ofensiva contra el aeródromo tiene como objetivo los depósitos de cobustible, con el fin de evitar la salida de aeronaves. En las imágenes difundidas por otra televisión, la News TV, se puede apreciar un gran incendio en la zona de este aeropuerto.

Al menos 48 personas han muerto hoy y más de 100 se encuentran heridas tras los ataques del Ejército hebreo contra varias regiones libanesas en represalia por la captura ayer de dos soldados israelíes por Hezbolá y la muerte de otros ocho en enfrentamientos en la frontera.

Israel inició ayer un bloqueo "por tierra, mar y aire", en respuesta al secuestro de dos soldados israelíes y la muerte de otros ocho en una operación llevada a cabo por Hezbolá. En un principio, tanques israelíes penetraron seis kilómetros en el territorio libanés, luego aviones israelíes bombardearon posiciones de Hezbolá en el sur del Líbano, cerca de la frontera con Israel, aunque también cayeron misiles en la ciudad de Tiro, más al norte.

Misiles sobre Israel

Del otro lado, dos cohetes han alcanzado hoy la ciudad de Haifa, que se encuentra a unos 50 kilómetros de la frontera con Líbano y es el puerto más importante de Israel. Según fuentes hebreas, el ataque no ha causado víctimas pero es considerado como grave por la importancia de la ciudad y porque los cohetes disparados desde Líbano nunca habían llegado tan lejos. El Ejército israelí asegura que sus investigaciones balísticas han determinado que los cohetes caídos en Haifa provienen de Hizbulá, contrariamente a lo que afirma ese grupo libanés.

Aunque no haya causado víctimas, el ataque contra Haifa ha tenido efectos negativos en la bolsa de Nueva York, que ha acusado un importante descenso debido a que la ciudad israelí es un importante centro industrial y de alta tecnología, un sector muy desarrollado en Israel, además del puerto de entrada al país.

Mubarak y Abdalá de Jordania se reunirán en El Cairo el viernes

El rey Abdalá II de Jordania viajará a El Cairo el viernes para tratar con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, sobre la ofensiva militar israelí en el Líbano y Gaza. En una conversación por teléfono, los dos líderes acordaron llamar "a todos los partidos a detener la escalada (militar), escuchar la voz de la razón y recurrir al diálogo y a los canales diplomáticos para resolver la crisis".

Ambos dirigentes también han prometido hacer esfuerzos para intentar que la comunidad internacional intervenga con objeto de poner fin a la situación que deteriora al Líbano y los territorios palestinos, añadió según ha declarado una fuente jordana.

El monarca hachemí ha hablado también por teléfono con el presidente palestino, Mahmud Abás, "quien instó a la comunidad internacional a que presione a Israel para que detenga su agresión sobre la población palestina", según un comunicado. Estos contactos de rey Abdalá se han producido después de su reunión en el puerto de Aqaba con el político libanés Saad Hariri, jefe del grupo mayoritario en el Parlamento libanés e hijo del asesinado ex primer ministro Rafic Hariri, quien pidió al monarca que utilice todas sus relaciones con los líderes mundiales para parar la escalada militar israelí.

El rey jordano ha subrayado la importancia de que se adopte una postura árabe unificada de apoyo al Gobierno libanés, y ha hecho una llamada a la colaboración a los libaneses para poder superar estas "circunstancias difíciles", según la declaración. Hariri, por su parte, ha comunicado al rey Abdalá que los libaneses rechazan cualquier propuesta que pretenda utilizar al Líbano como territorio para ejecutar planes regionales que no sirven a sus intereses, en referencia a Siria e Irán.

Lo más visto en...

Top 50