Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush se reúne con su gabinete para planear el futuro de Irak

El presidente asegura que el ejército mantendrá como objetivo al sucesor de Al Zarqaui

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, estudia en una reunión que mantiene con su gabinete el futuro de Irak tras la muerte del líder de Al Qaeda en ese país, Abu Musab al Zarqaui, pero la Casa Blanca ya ha dicho que no habrá un anuncio de reducción de tropas. La administración Bush pretende aprovechar la muerte de Zarqaui y la formación del nuevo gabinete de Gobierno en Bagdad para evaluar su estrategia en Irak.

La administración Bush pretende aprovechar la muerte de Zarqaui y la formación del nuevo gabinete de gobierno en Bagdad para evaluar su estrategia en Irak. En sus primeras declaraciones, el presidente de EE UU ha asegurado que las tropas mantendrán como objetivo a los líderes insurgentes. Según Bush, el sucesor de Al Zarqaui tendrá que responder ante la justicia estadounidense. En este sentido, y según recogen algunos medios de comunicación, Al Qaeda en Irak ya habría nombrado a Abu Hamza al Muhajer como sustituto, aunque esta información, colgada en una página web, no ha sido confirmada.

Más compromiso de los países árabes

Además, el presidente ha vuelto a pedir una mayor implicación a los países árabes vecinos de Irak. "Deberían hacer más", ha dicho Bush, aunque también asegura que los Estados Unidos tienen que trabajar conjuntamente con eslos países para "sostener esta nueva democracia".

"Hablamos sobre el camino hacia adelante" en Irak, ha dicho hoy Bush en un momento del encuentro en el que se permitió la entrada a las cámaras de televisión. La reunión se prolongará toda la jornada. En un diálogo con sus generales en Bagdad por videoconferencia, el presidente ha definido la victoria en el país mesopotámico como "lograr un Irak que pueda gobernarse, mantenerse y defenderse a sí mismo".

Para que los miembros del gabinete se concentren en la situación en Irak y no se distraigan con otros asuntos, el encuentro, de dos días, tiene lugar en la residencia presidencial de Camp David, en el estado de Maryland, explicó el propio Bush la semana pasada. En la reunión participan el vicepresidente, Dick Cheney; la secretaria de Estado, Condoleezza Rice; el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld; el Director Nacional de Inteligencia, John Negroponte; el Director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Michael Hayden, y el Consejero Nacional de Seguridad, StephenHadley, entre otros.

El presidente ha reiterado que la muerte de Zarqaui "no pondrá fin a la guerra", pero ha enfatizado que "ha sido un golpe importante contra (la red terrorista) Al Qaeda y los asesinos y terroristas que intentan extender la violencia e impedir la creación de una nueva democracia".