Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abbas convocará un referéndum sobre el proceso de paz con Israel

Fracasa la negociación entre las facciones palestinas

El presidente palestino, Mahmud Abbas, convocará un referéndum sobre su política de paz hacia Israel, después de que esta noche diese por fracasadas las negociaciones con las distintas facciones palestinas, informaron fuentes oficiales palestinas. Los principales obstáculos los ha puesto el primer ministro Haniye, del partido gobernante Hamás, quien se negó a aceptar el "Documento de los prisioneros".

Abás se reunió esta noche con los líderes de todas las facciones a fin de estudiar las últimas posibilidades para salvar la crisis política en la Autoridad Nacional Palestina (ANP), originada en sus divergencias con el primer ministro palestino, Ismail Haniye, del movimiento islámico Hamás.

Tras escuchar a los líderes de todas las facciones y hablar por teléfono con Haniye durante 40 minutos, el presidente palestino llegó a la conclusión de que no queda otra salida que la consulta popular. "El presidente nos ha dicho que no le queda más remedio que convocar un referéndum", afirmó Jalida Jerar, parlamentario del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), al salir de la reunión.

"Documento de los prisioneros"

La decisión de Abás se podría traducir mañana mismo en una convocatoria de referéndum para dentro de 40 días, si bien fuentes próximas a la Presidencia informaron de que primero se aconsejará con el Consejo Ejecutivo de la OLP. Los principales obstáculos a las negociaciones inter-palestinas los ha puesto el primer ministro Haniye, quien se negó a aceptar el "Documento de los prisioneros", una propuesta con la que se quería poner fin al boicot internacional contra la ANP.

Esa iniciativa, gestionada desde prisión por el líder de Al-Fatah en Cisjordania, Maruán Barguti, contempla el reconocimiento implícito de Israel por parte de Hamás y limitar la lucha amada contra la ocupación a los territorios de Cisjordania y Gaza. De esta forma, Abás trata de que la comunidad internacional devuelva sus contribuciones a la ANP, y solventar la crisis humanitaria desatada desde la llegada al poder de los islamistas en marzo, tras su triunfo en las elecciones legislativas palestinas del pasado 25 de enero.