Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un presunto islamista mata a tiros a un juez y hiere a cuatro en un tribunal de Turquía

Uno de los magistrados heridos había sido criticado por promover medidas contra los símbolos islámicos

Un hombre armado ha irrumpido hoy en una reunión del principal tribunal administrativo de Turquía y ha abierto fuego contra los asistentes, hiriendo a cinco magistrados, uno de los cuales ha fallecido, según ha informado la oficina del gobernador. Al parecer, el atacante, un abogado que ha sido detenido y está siendo interrogado por la Policía, gritó "Alá es grande" mientras disparaba su arma, según la cadena de televisión privada NTV, que cita a testigos presenciales.

Uno de los magistrados, Mustafa Yücel Özbilgin, ha sufrido heridas en la cabeza y ha fallecido mientras los médicos le operaban. Otro de los jueces heridos, Mustafa Birden, que ha resultado gravemente herido en el estómago y en el brazo y se encuentra en estado crítico. Un tercer magistrado, que fue alcanzado por los disparos en la nuca, también ha sido intervenido quirúrgicamente.

Según el ex primer ministro y ministro de Estado, Mehmet Ali Sahin, el agresor, Alan Aparsalan, es un abogado turco registrado en el sindicato de abogados de Estambul. La televisión pública turca ha asegurado que Aparsalan irrumpió en una reunión de jueces y comenzó a disparar a discreción mientras gritaba "Dios es el más grande" y "El horror de Dios caerá sobre vosotros".

Objetivo de grupos islamistas

Mustafá Birden, titular del Juzgado número 2, había sido duramente criticado por su decisión en febrero de prohibir la promoción de una profesora que vestía el pañuelo islámico fuera de su trabajo. Dicha medida fue condenada por el Gobierno turco.

Un ex miembro del principal grupo político de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), Ziya Yergok, que visitó el Tribunal Supremo tras el ataque, ha asegurado que los miembros de este juzgado se habían convertido en un objetivo de miembros del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y de algunos periódicos islamistas.

Alrededor del 99% de los turcos son musulmanes, pero la Administración del país, que incluye a los tribunales y el Ejército, ha luchado durante décadas por restringir la influencia islámica. En virtud de la legislación turca, las mujeres no están autorizadas a entrar en las escuelas u otros edificios públicos con pañuelos en la cabeza, e incluso las mujeres de ministros no pueden asistir a actos y cenas oficiales si portan pañuelo.