Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de manifestantes protestan en Francia contra el contrato de empleo juvenil

El Ministerio de Interior calcula una asistencia de 500.000 personas, frente al millón y medio que reivindican los sindicatos

Más de medio millón de personas, según el Ministerio francés de Interior (1,5 millones, según los sindicatos), han protestado hoy en Francia contra el Contrato Primer Empleo (CPE) del primer ministro Dominique de Villepin, lo que ha sido calificado como "éxito" por los organizadores. Los manifestantes han exigido al Gobierno la retirada del CPE, que permite el despido sin justificación de los menores de 26 años durante los dos primeros años de contrato.

La mayor concentración ha tenido lugar en París, donde los convocantes han reivindicado una asistencia de 350.000 personas, cifra que la policía ha limitado a 80.000. La marcha parisina, encabezada por los líderes sindicales y estudiantiles, ha contado con la presencia de destacadas figuras de la izquierda francesa, entre ellos el líder de los socialistas, Francois Hollande.

En las demás provincias, la movilización ha sido muy importante: entre 7.000 y 150.000 manifestantes en Marsella (sureste); entre 21.000 y 45.000 en Nantes (noroeste), Toulouse (sur) y Burdeos (suroeste); de 15.000 a 35.000 en Rennes; y entre 10.000 y 25.000 en Lyon (este) y Lille (norte).

La de hoy ha sido la tercera jornada nacional de protesta contra el CPE, después de que los sindicatos afirmaran haber reunido a un millón de personas el pasado día 7 (400.000 según la policía) y 400.000 un mes antes (218.000 según la policía).

Los sindicatos, la oposición de izquierda y los movimientos estudiantiles han unido sus fuerzas hoy para sacar el mayor número de personas a la calle. Su objetivo era superar las protestas del pasado día 7, cuando unos 400.000 franceses mostraron su oposición al CPE. Dos tercios de las 84 universidades francesas están sufriendo cierres o perturbaciones en su normal funcionamiento debido a las protestas estudiantiles, al igual que más de un centenar de institutos. La Sorbona está cerrada hasta nueva orden.

Mientras el Gobierno trata de calmar los ánimos. Aunque ayer Chirac respaldó a su primer ministro y dijo que ratificaría la ley con su firma, también ha llamado a las partes a entablar negociaciones "cuanto antes". El Ejecutivo sostiene que el CPE contribuirá decisivamente a reducir el paro entre los jóvenes, que alcanza el 25%. No obstante, según una encuesta, el 68% de los franceses está a favor de su retirada, incluyendo los rectores de las universidades, que ayer se lo comunicaron al primer ministro. Villepin. Según ellos, Villepin les dijo que haría "un gesto significativo" en los próximos días, aunque no especificaron en qué consistiría.