Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montenegro votará un referéndum por su independencia el próximo 21 de mayo

Cuando en 2003 se creó la unión estatal de Serbia y Montenegro, se estableció que pasados tres años se podrían organizar consultas sobre la secesión

"¿Desea que la República de Montenegro sea Estado independiente con plena legitimidad conforme al Derecho internacional?" Ésta es la pregunta que tendrán que responder ante las urnas los 670.000 habitantes de la pequeña república de Montenegro el próximo 21 de mayo. El Parlamento ha convocado hoy el referéndum sobre la independencia de esta república, que en la actualidad forma una unión estatal con Serbia.

La validez del referéndum será asegurada con la asistencia a las urnas de más del 50% del electorado y se iniciará el proceso de independencia si al menos el 55% de las respuestas son afirmativas. Los diputados adoptaron anoche la nueva ley sobre el referéndum, que recoge la fórmula para la consulta propuesta por la Unión Europea y que fue aceptada por la coalición independentista gobernante y por la oposición, que está en contra de la secesión.

Los 670.000 habitantes de Montenegro están desde hace años profundamente divididos sobre la proclamación de independencia, y los últimos sondeos apuntan a que el 41% apoya esa opción, mientras que el 32% está en contra. Las autoridades de Montenegro desean que la república restablezca el estatuto de Estado independiente que le fue reconocido internacionalmente en el Congreso de Berlín, en 1878.

Tras la I Guerra Mundial, este pequeño Estado pasó a formar parte del Reino de los Serbios, los Croatas y los eslovenos, que luego cambió el nombre en Reino de Yugoslavia. Después de la II Guerra Mundial y el establecimiento del régimen comunista, Yugoslavia fue transformada en una federación de seis repúblicas. Eslovenia, Croacia, Bosnia y Macedonia proclamaron en 1991 y 1992 su independencia, mientras que Serbia y Montenegro permanecieron unidas en la República Federal de Yugoslavia (RFY).

Distanciamiento desde 1997

En 1997, el primer ministro montenegrino, Milo Djukanovic, rompió con su mentor, el entonces presidente serbio y luego yugoslavo, Slobodan Milosevic, y lanzó una política de distanciamiento político y económico de Serbia. Contrariamente a lo que se esperaba, el proyecto independentista montenegrino se intensificó tras la caída de Milosevic y los cambios democráticos en Serbia, de octubre del año 2000. El 4 de febrero de 2003, la RFY fue transformada en la actual unión estatal de Serbia y Montenegro, conforme al acuerdo que las autoridades independentistas montenegrinas y las federalistas serbias lograron bajo la mediación del alto representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana. En ese acuerdo estaba previsto que al cabo de tres años las repúblicas que habían formado la unión estatal podrían organizar consultas sobre una eventual secesión.

Esta misma tarde, Solana ha elogiado al Parlamento montenegrino, por haber cumplido su compromiso con el diálogo. "El acuerdo sobre las modalidades del referéndum era fundamental para la legitimidad de todo el proceso. El gran apoyo que ha tenido la ley crea una buena base para un referéndum transparente y democrático que tendrá el total respaldo de Europa", ha afirmado.