Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Defensa eslovaco dimite por la muerte de 42 soldados en un accidente de avión

La aeronave cayó sobre territorio húngaro. Los militares volvían de Kosovo. Afirma que abandona el cargo por "compasión con las familias" y no por razones políticas

El ministro de Defensa eslovaco, Juraj Liska, ha anunciado hoy su dimisión como consecuencia del accidente aéreo ocurrido hace una semana, en el que murieron 42 soldados que volvían de una misión de paz en Kosovo. Liska ha afirmado en una rueda de prensa, en Bratislava, que abandona el cargo "no por razones políticas, sino por razones de compasión con las familias que han perdido a sus miembros".

"Mi dimisión no es razonable o lógica, sino una cuestión de corazón", ha explicado al referirse a su salida del Ejecutivo de coalición de centro derecha, que está integrado por democristianos, liberales y húngaros.

Los soldados viajaban en un avión militar de transporte, un Antonov An-24 y propiedad de las Fuerzas Armadas eslovacas, cuando se estrellaron en territorio húngaro, cerca de la frontera eslovaca, y a sólo unos minutos de tomar tierra en su destino, la localidad de Kosice.

Sólo uno de los pasajeros del avión, un teniente mayor del Ejército, logró sobrevivir a la tragedia. Del total del pasaje, 28 eran soldados de las fuerzas de la OTAN en Kosovo (KFOR), 8 miembros de la tripulación y 7 miembros del personal de asistencia del Ministerio de Defensa. Todos ellos eslovacos,.

En su emotivo discurso pronunciado ayer, durante la ceremonia de despedida a los difuntos en un polideportivo de Presov, Liska pidió perdón a los soldados. "Existen fuerzas superiores a una orden militar. Perdonadme, soldados míos", dijo.