Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington revisará su ayuda económica a los palestinos si Hamás forma Gobierno

Israel lanza una campaña diplomática para aislar al Ejecutivo que formarán los islamistas tras su rotunda victoria electoral

Estados Unidos se plantea seriamente la posibilidad de cancelar su ayuda económica a los territorios palestinos si Hamás forma Gobierno tras su rotunda victoria en los comicios legislativos del pasado miércoles. Este bloqueo económico se suma al diplomático planteado por el Gobierno de Tel Aviv. Israel no sólo no dialogará con el nuevo Ejecutivo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), sino que, mediante una fuerte campaña de diplomacia, intentará lograr que nadie más lo haga. EE UU parece más que dispuesto a seguir esta línea, de forma que la incógnita está en saber qué hará la Unión Europea (UE).

El presidente George W. Bush ha analizado hoy con el influyente parlamentario libanés Saad Hariri la situación en Oriente Próximo, en especial tras el terremoto desatado por la inesperada victoria del Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás), que EE UU y la UE incluyen en su lista de organizaciones terroristas. En un momento en el que Washington define cuál será su actitud tras la inesperada victoria del movimiento islámico, Bush ya subrayó ayer que no tratará con Hamás a menos que renuncie a las armas y a su objetivo de destruir Israel.

Hoy el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack ha ido más lejos al afirmar que, si Hamás acaba formando Gobierno, EE UU revisará "todos los aspectos" de sus programas de ayuda a Gaza y Cisjordania. "Para ser claros, nosotros no damos dinero a organizaciones terroristas", ha sentenciado McCormack. En sentido similar se ha pronunciado el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, quien ha afirmado que si Hamás entra en el Gobierno, EE UU examinará aspectos del "programa de ayuda, bajo el marco político y legal que ya existe". Además, el Senado ha aprobado una moción no vinculante que condena a Hamás y apoya la cancelación de la ayuda a la ANP.

Será un Gobierno "irrelevante"

El Gobierno de EE UU ha concedido para este año una ayuda de 150 millones de dólares para proyectos de desarrollo en los territorios palestinos. Ayer, Bush aseguró: "No veo cómo un partido puede ser un aliado para la paz si se aboga por la destrucción de un país, y no se puede ser un aliado para la paz si se tiene un ala militar en el partido. No negociaremos con un partido que incluya en su programa la destrucción de Israel". Mientras tanto, el primer ministro israelí en funciones, Ehud Olmert, ha asegurado hoy que no tratará con un Gobierno palestino dominado por Hamás porque "no es un socio" para la paz sino "un Ejecutivo que apoya el terrorismo". "Israel y el mundo ignorarán a ese Gobierno y será, por tanto, irrelevante", ha dicho Olmert.

Con este objeto, lanzará una campaña diplomática internacional para tratar de obtener garantías de que ningún Estado dialogue con Hamás hasta que la organización fundamentalista no desarme a sus activistas. La ministra de Asuntos Exteriores israelí, Tzipi Livni, comenzó anoche una ronda de llamadas telefónicas para concertar una postura común con sus homólogos de todo el mundo. Livni habló, entre otros, con la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, y con el alto representante de Política y Seguridad Común de la UE, Javier Solana. Los Veinticinco, por su parte, tratarán de consensuar el próximo lunes una postura común.

De momento, el Cuarteto de Madrid, el grupo que media en el proceso de paz en representación de la comunidad internacional y que está formado por la UE, Rusia, EE UU y la ONU, ha declarado en un comunicado que la creación de un Estado palestino requiere que "todos los participantes en el proceso democrático renuncien a la violencia y el terror, acepten el derecho de Israel a existir y se desarmen".