Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de frío en Rusia y Europa Central deja al menos 200 muertos

Temperaturas inferiores a los 35 grados bajo cero colapsan los hospitales y dificultan las comunicaciones en el norte del continente

Al menos 200 personas han muerto a consecuencia de la ola de frío polar que afecta a toda Europa Central con temperaturas inferiores a los 35 grados bajo cero. El primer país en sentir los efectos del temporal ha sido Rusia, donde sólo en su capital, Moscú, han muerto 30 personas en la última semana por hipotermia.

El intenso frío se ha trasladado hacia Europa central, donde la nieve, los vientos y los hielos dificultan los accesos por carretera, ferrocarril o fluviales, ya que muchos de los ríos están congelados, averiadas las redes ferroviarias y muchos puertos marítimos siguen cerrados. Los hospitales también están empezando a saturarse con cientos de personas con lesiones causadas por el frío o afectadas de colapso hipotérmico, mientras vagabundos, y personas con hogares precarios están siendo trasladadas temporalmente a albergues.

En Rusia las temperaturas bajaron a los 40 grados bajo cero y dejaron en Moscú un saldo de 30 muertos por hipotermia en una semana y 138 en lo que va de invierno. En Ucrania, murieron 56 personas en los últimos dos días, lo que eleva a 80 los muertos por el frío. En Moldavia, sólo durante las últimas dos jornadas murieron congeladas 13 personas, y según las previsiones meteorológicas la madrugada del miércoles llegará a una temperatura récord de 30 grados bajo cero, algo nunca visto desde 1907.

Las bajas temperaturas, inusuales para la región del mar Báltico, también han causado numerosas víctimas mortales en el enclave ruso de Kaliningrado y las repúblicas de Lituania, Letonia y Estonia. En Kaliningrado el pasado fin de semana se registraron al menos 15 casos mortales; en Lituania 14 y en la capital de Letonia, Riga, durante el fin de semana al menos diez personas murieron de frío.

El invierno polaco alcanzó hoy un récord de frío, con 27 personas muertas por congelación y temperaturas de hasta 37 grados bajo cero, registrados en la madrugada en la aldea de Stuposiany, en el sudeste del país. El 11% de las escuelas permanecen cerradas y el frío ha impedido el funcionamiento de los ferrocarriles, por la rotura de los raíles y la congelación de los motores de las locomotoras.

Caída en el suministro de gas ruso

La ola de frío ha provocado un importante aumento de la demanda de gas, que ha coincidido con la limitación de los suministros rusos en un 10%. En Rumanía, son ya 20 las personas muertas congeladas al registrarse hoy otras tres víctimas en la ciudad costera de Constanza y las bajas temperaturas han llegado a los 30 grados bajo cero en los Cárpatos Orientales. Después de que las importaciones de gas de Rusia bajaran en un 15%, las autoridades rumanas suspendieron la actividad de cinco grandes plantas de abonos químicos que usan como materia prima gas metano y alimentan las centrales térmicas con carbón y gasóleo.

También en Alemania cinco personas han muerto como consecuencia del frío polar, que en Baviera fue menor a los 36,2 grados en Funtensee, en cuyo lago los meteorólogos creen que el termómetro pueda llegar a marcar los 55 grados bajo cero. El tráfico fluvial ha quedado suspendido en algunos ríos, como el Oder -fronterizo con Polonia-, completamente congelado, y en varios canales en todo el país. La ola polar ha llegado ya a Francia donde una persona ha sido encontrada muerta en Joinville-le-Pont, al este de París y casi la mitad del país permanece en estado de alerta por el frío.