Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo partido de Sharon ganaría las elecciones en Israel, según los sondeos

La presidencia y los grupos parlamentarios acuerdan celebrar las elecciones el 28 de marzo

El nuevo partido de Ariel Sharon conseguiría una victoria cómoda sobre el Likud si las elecciones se celebrasen hoy, según tres sondeos publicados hoy por los diarios israelíes Haaretz, Yédiot Aharonot y Maariv. El primer ministro israelí sorprendió ayer anunciando su salida del Likud y la creación de un nuevo partido político, que no tiene nombre todavía. Esta noche se ha anunciado que las elecciones generales se celebrarán el 28 de marzo tras un acuerdo alcanzado entre los grupos de oposición y la Presidencia de Israel. Ésta era la fecha consensuada el domingo entre Sharon y el laborismo, cuya salida del Gobierno ha provocado el adelanto electoral.

La fecha definitiva de las elecciones estaba pendiente de un problema jurídico que había surgido al haber acudido el primer ministro al presidente para pedirle su adelanto y, a la vez, iniciarse ayer el proceso legislativo para fijarla. La disputa sobre cuál de las dos instancias debía resolver el caso se ha resuelto hoy mediante un acuerdo entre ambas instituciones, en el que se ha impuesto la voluntad de los diputados. Serán pues éstos los que mañana fijen la fecha de forma oficial con la votación en primera, segunda y tercera lectura del anteproyecto de ley que ayer aprobaron por 84 votos a favor de los 120 legisladores.

Sharon había acudido a la presidencia para emplear un mecanismo que otorga al presidente, Moshé Katzav, la capacidad de disolver el Parlamento y fijar la fecha de forma automática, con la intención de que los comicios se celebrasen antes del 28. Pero los grupos de oposición, que prefieren más tiempo para prepararse, han convencido a la Presidencia de que acepte la fecha y no intervenga en el proceso, dejando a la Cámara esa responsabilidad. Tras una larga jornada de negociaciones, el presidente ha admitido hoy que prefería no intervenir en una cuestión política y que sea la cámara legislativa la que determine la fecha.

El duro ataque de Netanyahu

El acuerdo ha sido ratificado esta noche por el asesor jurídico del Gobierno israelí, Menahem Mazuz. Entretanto, y hasta la constitución del nuevo Ejecutivo, Sharon podrá designar a nuevos ministros para los cargos que han quedado vacantes en el Gobierno, según el acuerdo alcanzado hoy. Según los sondeos, el partido de Sharon conseguiría hoy entre 30 y 33 escaños, de los 120 que componen el legislativo israelí, mientras que el partido laborista de Amir Peretz obtendría 26 asientos frente a los 22 actuales. El gran derrotado de este nuevo panorama político sería el Likud, partido del que hasta ayer Sharon era presidente y, que si hoy cuenta con 40 escaños, sólo conseguiría de 12 a 15 diputados si las elecciones se celebrasen hoy.

Sharon justificó su salida del Likud afirmando que "la vida se había hecho imposible" allí, en referencia a la oposición desde el núcleo duro de su partido tras la retirada isralí de la franja de Gaza, que se completó en septiembre. Sharon reiteró asimismo que está determinado a aplicar la hoja de ruta, y que no excluye que la fase final de este plan de paz internacional incluya también la retirada de Israel de sus tropas y asentamientos en Cisjordania. Entretanto, los ministros y diputados que siguen en el Likud, y del que además de Sharon se escindieron otros 13 miembros para formar su nuevo partido, se reunirán el jueves con el Comité Central a fin de convocar elecciones internas y escoger a su nuevo líder, entre seis candidatos, con vistas a los comicios generales.

El que más posibilidades tiene de salir elegido es el ex primer ministro Benjamín Netanyahu, que ya hoy ha dedicado un duro ataque a Sharon, "un dictador que conduce a la corrupción y pone en peligro la seguridad del Estado de Israel". En declaraciones a la emisora de las Fuerzas Armadas, Galei Tsahal, Netanyahu, su viejo rival por el liderato del bloque Likud ha dicho que Sharon "no reconoce la democracia y ha creado un partido de marionetas".