Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 heridos en el primer atentado suicida en Israel tras la evacuación de los colonos de Gaza

Dos grupos radicales palestinos se han responsabilizado del ataque

Una potente explosión caudada por un terrorista suicida en un autobús dentro de la estación central de Beersheba, al sur de Israel, ha causado esta mañana 20 heridos además de la muerte del kamikaze. Es el primer atentado que sufre el país desde que concluyó la evacuación de las colonias israelíes de la franja de Gaza.

Tanto las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa (el brazo armado del movimiento institucional Al Fatah) como las Brigada Al Qods (del grupo radical Yihad Islámica) se han responsabilizado del ataque mediante una llamada de teléfono anónima a la agencia de noticias France Presse. Varios grupos palestinos habían amenazado en los últimos días con nuevos atentados terroristas para vengar la muerte de cinco palestinos en un altercado con el Ejército hebreo.

El atentado tuvo lugar a primera hora de la mañana de este domingo en un parking a las afueras de la estación de la autobuses de Beersheba, a que esas horas se encontraba en un momento de máxima afluencia, en hora punta cuando los pasajeros se disponían a iniciar sus viajes.

De acuerdo con las versiones de algunos testigos, dos vigilantes de seguridad de la estación sospecharon del presunto terrorista palestino que después hizo explotar la carga, por lo que al dar la orden de alerta, fueron capaces de prevenir y evacuar a una gran cantidad de gente que se encontraba presente en la estación, evitando así un atentado con una gran cifra de fallecidos.

"Sospeché inmediatamente de él, llevaba un mochila muy grande en la espalda y una bolsa de plástico en la mano", afirmó un testigo que se presentó como conductor de autobuses en declaraciones a la emisora 'Israel Radio'. "Se encontraba a unos 20 metros del autobús cuando entonces de repente al darle el alto por parte de los servicios de seguridad hizo estallar la carga", añadió el mismo testigo. "Fue una explosión enorme", concluyó.

Atención médica

Por otro lado, los socorristas desplazados al lugar de la explosión prestaron atención médica a los heridos. Dos vigilantes de seguridad resultaron heridos de gravedad y fueron trasladados a centros médicos en la ciudad, según explicó Yehuda Shoshan, de los servicios de asistencia médica. "Sufrían heridas en todo su cuerpo y graves quemaduras", añadió en declaraciones al Canal 10 de televisión.

Esta última bomba es el tercer atentado terrorista desde que Israel y Palestina declararan un alto el fuego el pasado mes de febrero y comenzaran a poner en marcha el programa de retirada de colonos de Gaza. Tras conocerse la noticia, inmediatamente, varios líderes políticos de Oriente Próximo comenzaron a emitir su condena al terrorismo, y en particular, a este último atentado suicida.