Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERROR EN LONDRES

Blair aboga por "arrancar de raíz" las causas del terrorismo

El primer ministro británico sostiene que la solución no puede consistir sólo en medidas de seguridad

Tony Blair ha homenajeado esta mañana el "aplomo" de los ciudadanos de Londres, que han reaccionado de forma "extraordinaria" y no se han dejado "aterrorizar por el terror" tras los atentados del pasado jueves, que han causado la muerte de más de 50 personas. En una entrevista en la BBC, Blair ha descartado que se vayan a tomar medidas legales restrictivas de urgencia para aumentar la seguridad, dado que la solución no puede ser sólo el aumento de las medidas de seguridad, sino que hay que "arrancar de raíz" las causas, como la pobreza, que alimentan el terrorismo internacional.

En una entrevista con el programa Today de la Radio 4 de la BBC, Blair ha asegurado que su Gobierno actuará con prudencia y no propondrá reformas legales restrictivas de las libertades sólo porque se haya producido un terrible atentado. "Aunque estemos llorando por las personas que han muerto tan brutal e innecesariamente, el sentimiento en el país, creo y espero, es el de agruparnos y asegurarnos de que no podrán dividirnos". Por ello, ha dicho que continuará el debate sobre medidas de seguridad, como el carné de identidad, para tratar de evitar la inmigración ilegal y el crimen, pero no se implantarán medidas restrictivas de urgencia. A juicio de Blair, los terroristas habrían triunfado si consiguieran que Reino Unido se convirtiera en una sociedad antiliberal. Por el contrario, es un pueblo "orgulloso de ser abierto, liberal, multirracial y multiconfesional, con fuertes restricciones a los poderes del Gobierno".

La justificación es que "probablemente, ante este tipo de terrorismo la solución no puede ser sólo la de las medidas de seguridad". "Toda la vigilancia del mundo" no es suficiente para impedir que una persona se suba a un autobús y mate a gente inocente. Las medidas de seguridad por sí solas no pueden proteger absolutamente a los ciudadanos, por lo que Blair apuesta por ir a la raíz del problema: "Las causas subyacentes tienen que ser abordadas para librarnos de esa terrible perversión de la verdadera fe del Islam". "Lo que ahora sabemos, si no lo sabíamos ya, es que donde hay extremismo, fanatismo o formas agudas de pobreza en un continente, las consecuencias ya no se quedan en ese continente, sino que se extienden al resto del mundo", ha dicho, citando como vías de solución la consecución de un mundo "más justo" y la resolución del puzzle de Oriente Próximo.

También ha llamado a la comunidad musulmana a expresar su condena de la violencia, que es "totalmente incompatible" con su fe y se ha felicitado de que ya se estén produciendo movimientos en este sentido.

Aplomo británico

El jefe del Gobierno británico ha querido destacar la respuesta mesurada de los londinenses y de los ingleses en general. "Los británicos han tienen un gran aplomo", ha dicho Blair, señalando que varios líderes reunidos en la cumbre del g-8 en Escocia le han comentado "lo destacable que es que los británicos no se vayan a dejar aterrorizar por el terror". "Continuaremos con nuestro modo de vida, sinceramente lo creo".

También ha querido desvincular los atentados terroristas de la presencia de tropes inglesas en Irak o Afganistán, recordando que los atentados del 11-S se produjeron antes de la invasión de Irak o que terroristas islamistas intentaron atacar en España después de que Madrid retirara sus tropas de Irak. En todo caso, Blair reconoce que era inevitable que terroristas intentaran atacar el Reino Unido y, aunque se han evitado algunos atentados, esta vez "trágicamente, han tenido éxito".

Pero, en contra de lo que opinan muchos en el Reino Unido, Blair no cree que la guerra en Irak haya podido motivar a los terroristas que atentaron contra la red del transporte de Londres.

Blair subrayó que los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos ocurrieron antes de esa guerra, y los terroristas responsables de los atentados en Madrid planeaban más atentados incluso después de que España retirara las tropas del país árabe.