Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de cien muertos en Irak en el atentado más sangriento tras la caída del régimen de Sadam

El 'kamikaze' ha hecho estallar la carga contra un centro médico .-130 personas han resultado heridas

Al menos 125 personas han muerto y otras 130 han resultado heridas al estallar un coche bomba conducido por un suicida en la ciudad de Hilla, 100 kilómetros al sur de Bagdad, según fuentes médicas citadas por la agencia Reuters. El atentado, el más sangriento desde el inicio de la invasión aliada, ha tenido lugar junto a un abarrotado centro médico de la ciudad en el que decenas de civiles guardaban cola para solicitar un certificado válido para el empleo público.

La ciudad de Hilla forma parte de la provincia de Babel, en pleno corazón del llamado triángulo de la muerte, donde son frecuentes los ataques contra las tropas de EE UU, la policía iraquí y los civiles acusados de "colaboracionismo".

"Es terrible, es una masacre"

Según fuentes policiales, las víctimas son en su mayoría civiles que hacían cola frente al centro médico para hacer un chequeo necesario para quienes buscan trabajo en una institución gubernamental iraquí. Muchos de los heridos se encuentran graves y los hospitales de la ciudad no dan abasto, con lo que están recibiendo la ayuda de decenas de voluntarios. "Es terrible, es una masacre", se ha lamentado la doctora Israá, responsable de la Media Luna Roja en Hilla. Las autoridades de la ciudad han hecho un llamamiento a la población para que acudan a donar sangre a un centro habilitado al efecto. "Hemos llamado a médicos de Kerbala, Diwaniya y Nayaf para que vengan y ayuden".

El ataque, el primero con coche bomba desde hace varios días, se produce mientras las tropas estadounidenses y las fuerzas de seguridad iraquíes prosiguen con su campaña contra feudos de la insurgencia en la conflictiva provincia de Al Anbar, en el oeste del país. El brutal atentado de hoy evoca la masacre de agosto de 2003 en la ciudad chií de Nayaf, en la que muerieron más de 80 personas, incluido el líder la Asamblea Suprema de la Revolución Islámica en Irak, Mohamed Baqer al Hakim.

Poco después de la explosión en Hilla, otro ataque con coche bomba ha tenido como blanco la comitiva del director de la Policía de la ciudad de Al Iskandaria (65 kilómetros al sur de Bagdad), quien ha salido ileso, aunque dos de sus guardaespaldas han muerto. Este ataque ha tenido lugar en la localidad de Al Musayieb, a unas 25 kilómetros al norte de Hilla.

Crímenes contra la humanidad

El atentado más cruento en Irak se ha producido el mismo día en que la maquinaria judicial ha dado una importante vuelta de tuerca en el proceso para castigar a los dignatarios del depuesto régimen de Sadam Husein. Un tribunal especial iraquí ha anunciado esta tarde que ha concluido la instrucción de los casos de cinco dignatarios del régimen de Sadam, que serán sometidos próximamente a juicio bajo la acusación de crímenes contra la humanidad.

Entre los acusados figuran el ex vicepresidente iraquí Taha Yasin Ramadan, y un hermanastro del ex líder iraquí, Barzan Ibahim Al Hasan, que junto a tres dirigentes del antiguo partido único Baaz serán los primeros miembros del régimen de Sadam que comparecerán en condición de imputados ante la justicia. Los cinco se enfrentarán a cargos de crímenes contra la humanidad por su presunta implicación en la muerte de 50 personas en la localidad de Dujail, al norte de Bagdad, tras un intento de asesinato en 1982 de Sadam Husein. El tribunal especial que se ha encargado de la instrucción no ha precisado cuándo se iniciará la vista, que marcara el inicio de los juicios de decenas de dignatarios del antiguo régimen que esperan en prisión el fin de la instrucción de sus casos.