Bush considera que invadir Irak "sin duda valió la pena" pese a no hallarse el arsenal de Sadam

El presidente de Estados Unidos dice: "Tenemos que saber qué fue mal en la captación de información llevada a cabo por los servicios de inteligencia"

Dos días después de que la Casa Blanca tuviera que admitir, tras verlo publicado en la prensa, que había abandonado por imposible la búsqueda de armas de destrucción masiva, la cadena de televisión ABC emitirá mañana una entrevista al presidente estadounidense, George W. Bush, en la que asegura convencido de que la invasión de Irak "realmente" valió la pena pese a que no se han hallado los arsenales biológicos, químicos y nucleares que sirvieron a Washington para justificar la intervención militar.

Más información
EE UU desiste de la búsqueda de armas de destrucción masiva en Irak

En una entrevista concedida a la presentadora estrella de los informativos de la cadena, Barbara Walters, el presidente estadounidense afirma: "Me siento como si hubiéramos encontrado las armas de destrucción masiva, y como yo muchos más aquí en Estados Unidos y en todo el mundo. Naciones Unidas pensó que tenía armas de destrucción masiva, así que: primero, tenemos que saber qué fue mal en la captación de información llevada a cabo por los servicios de inteligencia... [El ex presidente iraquí] Sadam [Husein] era peligroso y el mundo está más seguro con él apeado del poder".

Inspección sin éxito

El diario estadounidense The Washington Post publicó ayer que el equipo de élite enviado por la agencia de espionaje norteamericana CIA a Irak para hallar el supuesto arsenal de Sadam Husein ha regresado a casa sin grandes alharacas poco antes de Navidades. Horas después la Casa Blanca confirmaba oficialmente la noticia.

Entre las razones aducidas por los expertos del Iraq Survey Group (Grupo de Inspección en Irak, ISG) para explicar que no hallaran rastro alguno de las armas destacan la violencia constante que azota el país y la falta de información sobre los supuestos arsenales, según afirmaba el diario. El ISG volvió de Irak cuatro meses después de que su director, Charles A. Duelfer, enviase un informe provisional al Congreso que contradecía casi todas las afirmaciones de Bush que sirvieron para justificar la intervención militar —lanzada en marzo de 2003, y que ha costado la vida hasta el momento a 1.300 militares estadounidenses y a miles de iraquíes—.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La Casa Blanca aseguró antes del conflicto que Sadam Husein había reanudado su programa de fabricación de armas nucleares, y contaba con un arsenal químico y biológico; además, había tendido puentes con la red terrorista Al Qaeda, a cuyos miembros daba apoyo logístico y proveía de armamento para atacar objetivos estadounidenses. Sin embargo, los inspectores de la ONU no descubrieron pruebas que respaldaran estas afirmaciones, de forma que Washington envió su propio equipo de inspectores, con el resultado conocido ahora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS