Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco israelíes muertos en Gaza en el mayor ataque tras la muerte de Arafat

Dos organizaciones terroristas se atribuyen el atentado "suicida" y dicen haber empleado 1.500 kilos de explosivos

Al menos cinco soldados israelíes murieron ayer a consecuencia de la explosión de una bomba colocada en un túnel construido bajo un puesto militar en el sur de la Franja de Gaza, junto a la frontera con Egipto. Fuentes oficiales israelíes confirmaron primero la muerte de cuatro soldados y esta madrugada el diario Haaretz en su edición en Internet eleva el balance de víctimas a cinco. Además, otros seis militares resultaron heridos, uno de ellos de gravedad en esta nueva agresión, la primera de envergadura desde la muerte de Yasir Arafat, el 11 de noviembre.

El atentado se produjo ayer tarde, a las 6.45 horas en la España peninsular y esta misma madrugada se ha producido la respuesta de Israel. Helicópteros de asalto israelíes lanzaron esta noche cuatro misiles contra un taller en el barrio oriental de la ciudad de Gaza y contra el centro de la localidad.

El movimiento radical palestino Hamás, que Israel considera terrorista, se hizo responsable de la acción aunque otro grupo llamado los Halcones de Fatah también lo reivindicó. El ataque comenzó con la explosión de una bomba trampa en un túnel bajo el puesto militar israelí. Inmediatamente después de la detonación, militantes palestinos lanzaron disparos de mortero contra el puesto del Ejército israelí. Hamás reconoció ayer un muerto.

Fuentes políticas y de los servicios de seguridad citadas por Haaretz aseguran que el Gobierno israelí no congelará como respuesta al atentado la liberación de docenas de presos palestinos decidida ayer como gesto de buena voluntad hacia Egipto.

Horas antes del atentado, cinco niños palestinos (siete según otras fuentes) de entre 8 y 12 años resultaron heridos cuando su escuela en el campo de refugiados de Jan Yunis recibió el impacto de un proyectil israelí en respuesta al lanzamiento de cohetes palestinos sobre su carro de combate apostado en las afueras.